política

Gregorio Martín: “Si se cumplen las normas, Tenerife seguirá siendo un destino seguro y evitaremos un retroceso”

El consejero insular de Turismo afronta con una visión positiva el futuro del sector, pese a ser consciente de las distintas crisis que han afectado a esta actividad. Por ello, celebra que Tenerife sea un destino “seguro” según la encuesta encargada por la Corporación en la que españoles, alemanes y británicos daban su aprobado a la Isla como un lugar sin especial riesgo de contagio
Gregorio Martín: “Si se cumplen las normas, Tenerife seguirá siendo un destino seguro y evitaremos un retroceso”
Gregorio Martín: “Si se cumplen las normas, Tenerife seguirá siendo un destino seguro y evitaremos un retroceso”
Gregorio Martín: “Si se cumplen las normas, Tenerife seguirá siendo un destino seguro y evitaremos un retroceso”

Gregorio Martín Plata, consejero insular de Planificación del Territorio, Patrimonio Histórico y Turismo, prefiere afrontar con una visión positiva el futuro del sector turístico tinerfeño, pese a ser consciente de las distintas crisis que han afectado a esta actividad. Por ello, celebra que Tenerife es un destino “seguro”, como reveló la encuesta que desde la Corporación encargaron a GFK y en la que españoles, alemanes y británicos daban su aprobado a la Isla como un lugar sin especial riesgo de contagio. Con todo, el consejero señaló al próximo invierno como fecha clave para la recuperación y confió en que, de cumplirse las normas de distanciamiento, higiene y mascarilla, se evitará “que demos un paso atrás”.

– ¿Qué conclusiones habéis sacado sobre la imagen de Tenerife como destino tras sondear a potenciales turistas?
“En principio, la valoración de la encuesta es positiva, pues aunque no se cifra en un porcentaje elevadísimo, casi un 60% de los españoles estarían dispuestos a viajar, aunque ese porcentaje en el Reino Unido y en Alemania baja más o menos al 30%. No obstante, no son una cifras despreciables, teniendo en cuenta la cantidad de población que tienen estos países”.

– ¿A qué se deben las reticencias a venir?
“Por un lado, no hay que perder la referencia del momento en en que se hizo la encuesta, que fue las dos últimas semanas de mayo, cuando todavía estábamos en el proceso de desescalada, había una cuarentena para los viajeros extranjeros y aún no se había anunciado la apertura del espacio Schengen. Y por otro lado, la gente tiene miedo y quiere evitar los medios de transporte público, sobre todo los aviones. Así que en ese sentido, hay una gran necesidad de información porque las propias compañías aéreas afirman que el aire de la aeronave es reciclado permanentemente, casi en un 99%. A todo eso, se suma a la inseguridad que genera una pandemia, que aunque está controlada, sigue ahí”.

– ¿Le preocupa que Tenerife pierda competitividad por la pandemia?
“La encuesta refleja que, a pesar de todo lo que está ocurriendo, Tenerife aprueba en seguridad. Quienes mejor nota nos dan son los propios españoles, porque evidentemente comparten la misma lengua y conocen el sistema sanitario. Por tanto, nosotros en este momento no tenemos un problema de destino, es decir, somos un destino consolidado. Y si la salud de un destino se mide por el número de turistas, que yo no lo creo totalmente, entonces los seis millones del año pasado acreditan la salud de Tenerife”.

– Aún así, habéis anunciado que aprovecharéis la coyuntura para modernizar el sector…
“Está claro que a partir de ahora los destinos turísticos inteligentes deben contar con datos del sector en tiempo real. Por ello, vamos a contratar una herramienta que nos permita saber en cada momento cuánto se está reservando en cada mercado y qué tipo de reservas son. Es decir, nos ayudaremos del big data para detectar mejoras y oportunidades, lo que nos facilitará aplicar medidas correctivas más rápido”.

– La semana pasada planteaban a la ministra Reyes Maroto la problemática del alto coste de los billetes para volar desde la Península a las Islas. ¿En qué punto está la situación?
“Nosotros hemos detectado que el turismo nacional en algún momento ha podido decir que el destino le resulta caro y desde el Cabildo lo que hicimos fue pedir ayuda para que ese sector se pueda reactivar a través también de unas tarifas más asequibles. Es evidente que si a los residentes en la Península les sale más barato ir a otros destinos con playa, como República Dominicana, pueden decidir marcharse. Está claro que la ministra no tiene una varita mágica para hacer que bajen los precios, pero cada vez que tenemos ocasión nosotros ponemos de manifiesto la preocupación del Cabildo de Tenerife por estas tarifas aéreas”.

– ¿Qué nivel de afluencia turística debemos esperar con la llegada de la nueva normalidad?
“La situación no se va a parecer a los datos previos a la pandemia. Pero aquí entran en juego muchos factores, como el miedo al virus o las recomendaciones que han hecho autoridades del Reino Unido y de Alemania, que han desaconsejado a sus ciudadanos salir de sus países. A eso le añadimos, en el caso del Reino Unido, que tenemos la incertidumbre de la situación en la que queda después de salir de la Unión Europea, pues hay un nuevo marco jurídico que todavía no está terminado de definir. Y, además, está el tema de las compañías de seguro, que por ahora no están por la labor de cubrir un posible retorno en caso de que se dé cualquier situación derivada por la pandemia”.

– ¿Cuándo se espera recuperar la normalidad turística?
“Esperamos que sea progresivo, que en la medida en que los propios turistas vayan captando que el destino es seguro, trasladen su propia percepción. Y creo que si nos comprometemos todos con las medidas de seguridad, cada vez más se percibirá el grado de responsabilidad y se producirá un efecto multiplicado. Pero para ello deberán implicarse no solo hoteleros, sino el conjunto del sector”.

– ¿Pondría fecha a la recuperación?
“Yo espero que en la temporada de invierno, si no hay ninguna historia complicada que nos lleve a un escenario contrario, estaremos en una franca recuperación, aunque no en los niveles del año pasado, evidentemente”.

– Al Gobierno nacional se le ha criticado su falta de antelación para crear los protocolos de cara a la apertura turística. ¿Cree que fallaron en la previsión?
“En este país siempre tenemos la costumbre de hacer una autocrítica, a veces desmedida, de las cosas que hacemos. Tenemos unos buenos protocolos y, en el plan de medidas que presentó la semana pasada el presidente del Gobierno se encuentra un presupuesto de 200 millones de euros para la elaboración de 21 guías con las medidas de seguridad. Nosotros estamos hablando permanentemente de esas guías, porque creemos que esa información la deben tener no solo los trabajadores, sino también los turistas. Así, en caso de que haya alguna eventualidad, conocerán cuáles son los pasos que deberán seguir. Y creo, incluso, que estaría bien que tuvieran esa información en sus idiomas en una aplicación móvil, por ejemplo”.

– Uno de los principales debates estas últimas semanas ha sido el de la realización de test a los turistas. ¿En qué lado se posiciona?
“No cabe duda de que absolutamente todos queremos que la reactivación turística se haga con la máxima seguridad, porque no queremos que los trabajadores se contagien. El gran interrogante es el uso de los test para este fin, porque estos te dan una fotografía puntual en la que una persona puede estar libre del virus, pero no pueden adivinar qué ocurrirá en las siguientes horas o días. Así que los test no son definitorios, y esto es algo que ya lo ha dicho la OMS. Y no es que sean malos, sino que no sirven como elemento expansivo en el tiempo”.

– Al final, ¿se han descartado estas pruebas?
“Respecto a los test en origen, nosotros no podemos imponer la realización de los mismos a ningún país, pues eso es una cuestión interna de cada estado. En destino, sin embargo, lo que ocurría es que había que poner en funcionamiento una operativa de gran magnitud. Así que, yo creo que lo que ha planteado el Ministerio de Sanidad en el corredor entre Alemania y Baleares, donde se tomaba la temperatura y se planteaba un cuestionario exhaustivo, es interesante. Y luego, se establecían los test si alguna persona llegaba con síntomas, además de hacer un seguimiento para saber, en caso de que dé positivo, en qué lugares ha estado”.

– Desde el Cabildo habéis instado al Gobierno central a mantener los ERTE en el sector turístico, ¿cuál es la importancia de esta petición?
“Nosotros sabemos que a nivel nacional es tan importante el turismo como la automoción, pero en el caso de Canarias, el turismo supone el 33% de nuestro PIB. En cualquier caso, creemos que el Gobierno de España ha puesto sobre la mesa medidas de gran dimensión, se han promovido medidas por 19 mil millones de euros. Esto hay que ponerlo en valor y recordar que en 2008, en la anterior crisis, todos nos quedamos perplejos esperando una decisión así”.

– Nadie desea un rebrote pero, en caso de haberlo, ¿podría darse un nuevo confinamiento como con el hotel de Adeje?
“La medida que tomó la consejera de Sanidad fue acertadísima y el tiempo lo ha demostrado. Con ello se evitó expandir el virus desde Tenerife, pero hoy las cosas son distintas. Las autoridades sanitarias conocen mejor el virus y los protocolos evitan contagios. No me atrevo a hacer ciencia ficción, pero no creo que se diera la misma situación y creo recordar que Ángel Víctor Torres ya había dicho que esto no se repetiría”.

TE PUEDE INTERESAR