ee. uu.

“Las cadenas mundiales de suministros sanitarios se van a reubicar en África y el gran ganador podría ser Canarias”

Juan Verde, exasesor canario de Obama y miembro del equipo de Joe Biden
Juan Verde, exasesor canario de Obama y miembro del equipo de Joe Biden
Juan Verde, exasesor canario de Obama y miembro del equipo de Joe Biden
Juan Verde, exasesor canario de Obama y miembro del equipo de Joe Biden

Estados Unidos vive un momento histórico, un momento de inflexión que podría cambiar el curso no solo de la nación, sino del nuevo orden internacional. Nadie conoce mejor los entresijos de la política estadounidense que quien la ha vivido desde dentro. Juan Verde Suárez, originario de Telde, Gran Canaria, es un reconocido estratega internacional para el sector privado y público. En el ámbito político, ha trabajado con algunas de las personalidades más importantes del mundo como los expresidentes Barack Obama y Bill Clinton, la exsecretaria de Estado Hillary Clinton; el exvicepresidente Al Gore; el fallecido senador Ted Kennedy y el exsecretario de Estado John Kerry. Durante la administración del presidente Obama, Juan Verde ocupó el puesto de subsecretario adjunto para Europa y Eurasia en el Departamento de Comercio. Como cargo de confianza de la Casa Blanca, lideró los esfuerzos del departamento para resolver cuestiones de política comercial y de acceso a mercados a los que se enfrentan las empresas estadounidenses. Hoy en día forma parte crucial de la campaña electoral del candidato demócrata Joe Biden a la presidencia de EE.UU.

El considerado uno de los 100 líderes hispanos más influyentes en la lucha contra el cambio climático, habló con DIARIO DE AVISOS para dar su opinión de lo que está ocurriendo en el país más poderoso del planeta.

-¿Cómo describiría la crisis racial y las protestas que están ocurriendo en Estados Unidos?
“El tema racial tiene 400 años en EE.UU. Es un tema que nunca se ha terminado de arreglar y lo más cercano fue en los años 60 cuando tuvimos el movimiento de los derechos civiles. El país ha mejorado muchísimo, pero sigue habiendo un racismo de fondo que se sigue manifestando en este tipo de tragedias. Hay una correlación con lo ocurrido ahora y el 11 de septiembre, cuando los departamentos de policía comenzaron a recibir fondos federales para comprar material y se militarizaron también desde el punto de vista cultural. No hay ningún otro lugar en el mundo donde la policía local tenga una tanqueta de guerra, donde cuente con material bélico para disparar a civiles, no tiene sentido. Y eso ha ido alimentado una cultura de desprecio y arrogancia por parte de los departamentos de policía, junto al racismo y, a falta de formación, muchos oficiales. Muchas ciudades no cuentan con una academia de policía, con lo cual resulta más fácil conseguir una placa que una licencia de peluquero”.

-¿Cómo califica la actuación del presidente Trump en esta crisis?
“Yo creo que cuando cientos de miles de personas en un país tan grande como EE.UU. protestan en mitad de una pandemia y están dispuestos a salir a la calle a jugarse la vida, esto dice que hay un problema muy severo y muy de fondo. El presidente tenía que haberlos escuchado, haberse acercado a ellos. Hay dos imágenes que lo dicen todo: en una vemos a Trump caminando para hacerse una foto en la iglesia con una biblia rodeado de 300 policías, y en la otra vemos a Obama rodeado de miles de personas en una manifestación donde él participó. Es un ejemplo de lo que debería ser un liderazgo efectivo por parte de un presidente de EE.UU., Trump no es presidente única y exclusivamente de su base -ese 42% de la población que lo sigue apoyando incondicionalmente- es el presidente de todos los estadounidenses. Creo que la actuación de Trump ha sido poco democrática en ese sentido, y ha mostrado falta de liderazgo de la Casa Blanca”.

-Estados Unidos todavía suma un promedio de 20.000 nuevos casos diarios de Covid-19 y una media de 1.000 fallecidos por día. ¿Cómo se ha gestionado desde la Casa Blanca la pandemia?
“Los estudios dicen que si hubiera estado más atento tan solo una semana antes se hubieran podido salvar decenas de miles de vidas. Es un ejemplo más, simplemente hay que revisar su actuación: primero dijo que no era un problema; luego dijo que sí, pero que no sería una crisis y duraría unas semanas; luego dijo que todo el personal sanitario iba a tener mascarillas y a día de hoy no todos tienen mascarillas o equipo de protección; después dijo que la vacuna era inminente; luego sugirió que la gente consumiera lejía. Ha sido una actitud irresponsable y criminal. Total y absolutamente criminal. Cuando se dio cuenta de que esto estaba afectando, sobre todo a las minorías étnicas en las grandes metrópolis demócratas, cambió su actitud y empezó a pedir a los gobernadores que reactivaran la economía de forma irresponsable teniendo en cuenta intereses económicos y no la cautela o seguridad de las personas”.

Juan Verde, exasesor canario de Obama y miembro del equipo de Joe Biden

-¿Qué salidas económicas tiene Estados Unidos ante la crisis de empleo generada por la Covid 19?
“Las cosas van a ir a peor antes de ir a mejor en EE.UU., pero a diferencia de Europa, la recuperación va a ser sorprendentemente rápida. Creo que para finales de año, la economía volverá a retomar la senda del crecimiento, y veremos un rebote rápido, porque es una economía mucho más dinámica, se basa en servicios de valor añadido, tecnología e innovación, que va a ser el motor de la recuperación, siempre y cuando no haya una nueva oleada peor que la anterior”.

-Antes de ambas crisis las predicciones apuntaban a una más que posible reelección de Trump, ¿ha cambiado el panorama?
“Ha cambiado de forma drástica e innegable. A principios de año las encuestas (si bien había 17 candidatos, no había ninguno claro) eran para Trump y la tendencia a su favor. Ahora ha cambiado por completo. Hay varios factores, como la incertidumbre, la protesta social y, por supuesto, la pandemia, que han hecho que Trump se vuelva un candidato mucho más vulnerable. Yo he trabajado en 14 campañas políticas, y cuando ves una tendencia a la baja de un candidato y a la alta del otro, es difícil parar el que baja y es difícil parar el que sube. Biden estaba esta semana a 11 puntos de ventaja, después de haber empezado con un empate de tres puntos… si se mantiene la tendencia es muy positivo. Dicho esto, en política cinco meses es un tiempo larguísimo y todo puede ocurrir especialmente en una situación tan volátil. Trump en estos momentos debería tener 30 puntos de ventaja: en todas las crisis previas, desde la Segunda Guerra Mundial, el país se ha unido más allá de ideología política o partidos. En esta crisis no ha ocurrido y Trump continúa teniendo el mismo 42% de antes de la pandemia”.

-¿Que haría Biden diferente en este caso?
“Ya dicho públicamente que si llega a la presidencia, en primer lugar lo que hay que hacer es escuchar a las personas que se han visto afectadas por esta grave crisis. Este es un problema endémico de la sociedad americana. Lo primero es sentarse con los líderes de la comunidad negra, y entender bien el problema. En segundo lugar, mandar a hacer una auditoria externa de todos los departamentos de policía, para posteriormente llevar a cabo una reforma completa del sistema policial. En tercer lugar, establecer un sistema que permita a las ciudadanos interponer demandas para fomentar la transparencia. Trump, por su parte, está negando que exista un problema, culpando a los manifestantes pacíficos –por supuesto que hay manzanas podridas que están haciendo las cosas mal, pero la gran mayoría se manifiesta de forma pacífica- y a estos también los está llamando criminales y matones. Es una actitud déspota, una actitud nada conciliadora, consistente con su personalidad: una persona que fomenta la división y el odio. No es lo que se merece ni lo que necesita el país en estos momentos”.

Juan Verde, exasesor canario de Obama y miembro del equipo de Joe Biden

-La posibilidad de aplazar las elecciones es remota, ¿pero con qué herramientas cuenta el presidente para obstaculizar la participación del electorado en noviembre?
“Efectivamente, desde un punto de vista legal es muy difícil aplazar o cancelar las elecciones, porque la Constitución exige la aprobación por mayoría absoluta de ambas cámaras, para poder hacerlo, y Trump no cuenta con la cámara de representantes. Este hombre se ha caracterizado por actuar de forma caprichosa y no descartamos que pueda actuar de forma sorprendente y fuera de la ley. Lo que sí sabemos que está haciendo es recaudar 30 millones de dólares para un fondo de litigio. Si los ciudadanos salen a votar es imposible que salga reelegido, por ello para proteger la democracia estamos fomentando el voto por correo, el voto adelantado e, incluso, que en algunos estados las urnas se mantengan abiertas por dos días para que la gente pueda ir a votar de forma pausada sin aglomeraciones para evitar mayores contagios. Por ahora Trump ha dicho que si se permite el voto por correo no volverá un republicano a la Casa Blanca. El fondo de litigio es para oponerse a todas las medidas que he mencionado, lo cual no deja de ser una manera de reprimir a segmentos enteros de la población”.

-En estas medidas, la eliminación del servicio postal sería un golpe mortal a una campaña que se va a basar en el voto por correo…
“Sí, ya ha dicho que no va a financiar el sistema de correos, argumentando que es una agencia de gobierno obsoleta y que ya no tiene sentido, pero no presenta alternativas. En un país de 350 millones de habitantes, el servicio de correos llega donde las empresas privadas no pueden. Hacerlo en este momento, obviamente es con claves electorales”.

-Teniendo en cuenta que el presidente ha dicho muchas veces que no le gusta perder, si Trump no es reelegido, ¿podemos enfrentar un noviembre violento?
“Yo no lo descartaría. Esto era inconcebible hace seis meses, y hace 4 años era ciencia ficción, hoy es una realidad que podría ocurrir, ya no solo porque él lidere el movimiento, sino incluso por pasividad ante grupos de extrema derecha, las milicias norteamericanas que están ahora más activas que nunca y que se sienten arropadas por un presidente claramente racista y que fomenta la división. Es posible, pero esperemos que no pase”.

-¿Necesita Biden elegir a una vicepresidenta afroamericana para ganar las elecciones?
“No necesariamente, y es probable que no sea afroamericana la elegida, porque hay que buscar a una candidata que sume votos…”.

-¿Estamos hablando de la senadora por Minnesota, Amy Klobuchar?
“No lo sé, es el secreto mejor guardado, lo sabremos seguramente durante la convención demócrata, pero como tiene que ser alguien que sume, después de lo que está pasando, una comunidad que va a salir a votar va a ser la afroamericana sin necesidad de que la candidata a la vicepresidencia sea negra… Sería alquien que le sume votos donde no tiene, alguien más conservadora, hay que buscar el voto de los indecisos. Alguien liberal como Elizabeth Warren en este caso, estaría descartada: no le trae votos nuevos, y puede quitarle votos moderados. Además, Biden busca a una vicepresidenta con la que se pueda llevar tan bien como se llevaba él con Obama, y Warren y Biden no tienen afinidad”.

-Trump ha salido de muchos tratados internacionales, ¿estaría en la agenda del presidente Biden regresar a ellos? Acuerdo de Paris, Irán, etc.
“ Totalmente, pero estamos en una encrucijada histórica, donde dependiendo de quien gane el 3 de noviembre el mundo completo va a ir por un lado o por otro. Si gana Trump, tendremos un mundo basado mucho más en el proteccionismo, en el nacionalismo, en un momento en el que -si algo ha demostrado esta pandemia es que los retos globales requieren soluciones globales y, por consiguiente, mayor colaboración entre los países. Si gana Biden, veremos una mayor cooperación bilateral entre EE.UU. y Europa. Veremos un frente común EE.UU. -Europa frente a China y otras economías emergentes. De cara a Latinoamérica, en Centroamérica veríamos una política más al estilo plan Marshall, para solucionar el problema de la inmigración ilegal en su origen, con ayuda de infraestructura y desarrollo económico”.

-¿Y Venezuela?
“En Venezuela, en el caso de Trump, el presidente habla, habla y habla, pero no hace absolutamente nada, y es impensable que cuando a la inmensa mayoría de sus votantes no les importa Venezuela, y su lema es ‘America First’, llegue a hacer algo. Biden ha creado todo un equipo sobre el tema de Venezuela con la intención de presionar para que vuelva a retormar la senda democrática”.

Juan Verde, exasesor canario de Obama y miembro del equipo de Joe Biden

-¿Cómo será EE.UU. después de las elecciones?
“En cualquier caso, gane quien gane, vamos hacia un mundo más polarizado. En la cadena de suministros, yo no veo a Estados Unidos ni a Europa mendigando nunca más equipo sanitario (el 95% de los antibióticos que se venden en EE.UU. proviene de China). El gran ganador podría ser Canarias (a nivel de España), porque las cadenas de suministros van a cambiar, ciertos sectores se van a reubicar en países y regiones. Medicamentos, energía, etc… van a tener que buscar alternativas y eso es una gran oportunidad para África, y por proximidad para Canarias, así como para Latinoamérica. Si África va a jugar un gran papel en el desarrollo económico, Canarias debe jugar ese papel”.

-Trump siempre atacó y sigue atacando al presidente Obama, pero ahora vemos a un Obama más activo, ¿llegó al límite?
“Eso te iba a decir. Normalmente, los expresidentes pasan a una vida fuera del panorama político actual, no se suele involucrar más allá de los ciclos electorales, pero son tiempos difíciles y absolutamente sin precedentes. La actitud de Trump ,en mi opinión, ha sido absolutamente nefasta para el país, y en estas elecciones hay más en juego que en ninguna elección en nuestra generación. Si gana uno u otro, va a depender del futuro de ello el nuevo orden mundial. Va a depender de ello el futuro de Estados Unidos, de la composición de la Corte Suprema, cuyos jueces son vitalicios, y decisiones de equidad económica, justicia social…”.

-Trump ha atacado a las redes sociales duramente. ¿Corre Estados Unidos el riesgo bajo este presidente de llegar a una censura mediática tipo China?
“No me cabe la más mínima duda. Esto no ocurrió de forma elaborada, ocurrió 24 horas después de que Twitter pusiera un aviso pidiendo que verificaran los mensajes de Trump. El presidente emitió una orden ejecutiva limitando la libertad de expresión de los medios. Eso es un hecho, ocurre de manera caprichosa, y nos debería preocupar a todos los que creemos en la democracia. Hemos visto a las fuerzas de seguridad sintiéndose aupadas por el presidente en el ataque a CNN, el ataque físico a los periodistas que estaban cubriendo las manifestaciones pacíficas. Esto ocurre porque se respira un ambiente de impunidad por parte de las personas que están en contra de los medios de comunicación, y esto solo iría a peor en un segundo mandato de este hombre”.

-Trump está haciendo un llamado a la ley y el orden con mano dura y amenazado con enviar tropas para poner fin a los disturbios. ¿Está mostrando Trump una tendencia al totalitarismo?
“Es ilegal. La amenaza de enviar las tropas no es constitucional. Requiere de la petición de un gobernador, y no la hay (a menos que se le ocurra a algún gobernador republicano de estos locos, que quiera perder las próximas elecciones)”.

-¿Qué consejo le daría a Trump?
“No me escucharía jamás, pero si lo hiciera le diría simplemente que hay momentos en las vidas de los políticos donde no todo vale, y debería pensar mucho más en las próximas generaciones”.

TE RECOMENDAMOS