cd tenerife

Vuelve el fútbol tres meses después: el viernes, el Tenerife visita al Fuenlabrada

LaLiga, en Primera y en Segunda División, regresa esta semana después de tres meses de justificada ausencia, para satisfacción de los dueños del negocio y como ‘metadona’ para los más futboleros
CD Tenerife-Ponferradina. Fran Pallero
CD Tenerife-Ponferradina. Fran Pallero

¡Vuelve el fútbol! Hace unos meses, en pleno pico de la crisis sanitaria que aún hoy padecemos en su fase descendente, parecía imposible que el deporte rey volviera a jugarse esta temporada. ¡Hasta existían dudas sobre si, en lo que quedaba de año, se haría alguna actividad fuera de nuestros hogares! Sin embargo, aún bajo el dolor por las muertes de esta tragedia, el fútbol ha decidido sobreponerse al coronavirus y empezar a mirar hacia delante, recuperando aquellas distracciones que nos proporcionan ratitos de evasión. Así es como LaLiga regresa después de tres meses de ausencia, para satisfacción de los dueños del negocio y como metadona de los futboleros. Mañana lo hará, en Segunda, en Vallecas, y el Tenerife regresará el viernes en Fuenlabrada.

A nadie se le escapa que el fútbol vuelve respondiendo a la lógica del dinero. La economía incluso se ha impuesto al dichoso virus y el Gobierno es el culpable de que el balón vuelva a rodar a partir de mañana.

Los pactos de Viana colocaron los cimientos necesarios para un regreso para el que se pusieron de acuerdo Javier Tebas, presidente de LaLiga, y Luis Rubiales, su homólogo en la Federación Española de Fútbol. ¿Quién iba a decir que estos dos se pondrían de acuerdo en algo? Irene Lozano, presidenta del Consejo Superior de Deportes, sentó a ambos en el Palacio de Viana, sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, y allí se pactó una reanudación tan necesaria como esperada por todos los presentes. No hay que olvidar que el deporte rey genera el 1,37% del Producto Interior Bruto (PIB) español. Desde ese día, el Gobierno colocó los raíles para que la máquina de LaLiga volviera a todo tren.

Pero lo que mañana vuelve no es el fútbol normal. Es un sucedáneo. Sin aficionados en las gradas, el factor campo se diluye, así que la competición se pervierte. Tampoco hay que olvidar los otros defectos que trae el fútbol de la nueva normalidad, como que es posible hacer cinco sustituciones o que pasó a mejor vida aquello de tener en cuenta si hace mucho calor para no programar horarios a esas horas.
A partir de ahora, nos tragaremos un montón de horas de fútbol (habrá partidos todos los días) hasta empacharnos. Un maratón de encuentros que se alargará durante los meses de junio, julio y agosto, si el coronavirus así lo quiere.

TE PUEDE INTERESAR