empresarios relevantes

Pablo Ojea: “La prioridad ahora es poner el altavoz bien alto y transmitir que Canarias es segura”

Hablamos con Pablo Ojea, director Comercial Canarias y Cabo Verde del Grupo Iberostar, una empresa multinacional española 100% familiar, y con más de 60 años de historia, que espera tener disponibles el 60% de su oferta alojativa disponible ya este verano

Pablo Ojea Grupo Iberostar

No corren buenos tiempos para el sector hotelero y la industria turística. El freno de la actividad por la crisis del coronavirus ha supuesto pérdidas infinitas para las cadenas hoteleras y para la economía del Archipiélago, ya que el turismo supone el 35% del Producto Interior Bruto (PIB) regional. Con todo, las empresas hoteleras han decidido seguir adelante y afrontar el verano y el próximo invierno de la mejor manera posible, pero con mucha incertidumbre. Parte de las cadenas ya han abierto y otras esperan hacerlo en agosto o en invierno, cuando se inicie la temporada alta en las Islas. Grupo Iberostar, una empresa multinacional española 100% familiar, y con más de 60 años de historia, espera tener disponibles el 60% de su oferta alojativa disponible este verano. Su director comercial en Canarias asegura que el grupo afronta esta situación con mucha cautela y tomando todas las medidas higiénico-sanitarias y de seguridad tanto para clientes como para empleados. Pablo Ojea está convencido que de que el sector en las Islas no puede sobrevivir solo con el mercado nacional y regional, y asegura que el único objetivo de Canarias en estos momentos debe ser generar confianza para despertar la demanda en los principales mercados emisores del Archipiélago.

– ¿Cómo afronta una cadena tan consolidada como Iberostar un cero turístico como el que hemos vivido en el Archipiélago y en toda España?
“Hemos afrontado, y seguimos haciéndolo, esta situación con una combinación de responsabilidad, ilusión y a la vez cautela. Responsabilidad de ser capaces de cumplir las expectativas de nuestros huéspedes y también de los empleados en este nuevo escenario. Ilusión por comenzar a reabrir hoteles, retomar la actividad que nos apasiona y poder seguir avanzando en el camino que hemos emprendido hacia un modelo de turismo responsable. Y por último, con cautela porque nos encontramos ante una situación de mucha incertidumbre”.

– ¿Cómo está siendo la apertura?
“Actualmente, el Grupo Iberostar en Canarias cuenta con un portfolio de 12 establecimientos ubicados en Tenerife, Lanzarote y Fuerteventura. Este verano esperamos tener casi el 60% de nuestra oferta operativa en marcha con hoteles abiertos en cada uno de los destinos en los que tenemos presencia en las Islas”.

-¿Cuál es el porcentaje de hoteles abiertos en el Archipiélago?
“Desde el mes de abril hemos estado desarrollando el programa How we Care de la mano de nuestro Consejo Asesor Médico, que junto con el talento interno del grupo ha definido más de 300 medidas para garantizar la seguridad de nuestros huéspedes y empleados. Ahora, que ya ha pasado un mes desde que iniciamos la reapertura escalonada de los hoteles, podemos decir que los huéspedes lo han aceptado de manera muy positiva y con un alto sentido de la responsabilidad”.

-¿Cree que el sector puede sobrevivir solo con el mercado local y nacional si el turista internacional sigue siendo reacio a viajar?
“Absolutamente no. De las más de 22 millones de llegadas de pasajeros a Canarias en 2019, el mercado local y nacional supuso 9 millones, según los datos de Promotour. Esto representa aproximadamente un 40%. Este volumen, aún con acciones que puedan ayudar a estimular la demanda y a redireccionarla hacia nuestro destino, es insuficiente para hacer sostenible la actividad turística en el Archipiélago. Ante esto, nuestro objetivo ahora es generar confianza en nuestros principales mercados emisores, y que esta confianza nos ayude a despertar la demanda y con ello la añorada conectividad”.

– El riesgo de nuevos rebrotes, ¿ha provocado cancelaciones? El sector está muy preocupado y la propia ministra de Turismo, Reyes Maroto, ha admitido que en Baleares las cancelaciones razona ya el 70%.
“Efectivamente, sigue habiendo cancelaciones. Creo que el desarrollo de estos próximos meses serán claves de cara al comportamiento de las cancelaciones y la nueva demanda que recibamos para la temporada de invierno”.

-¿Los turistas están animados a venir? ¿El miedo está siendo un condicionante importante para declinar unas vacaciones en las Islas?
“Hay mercados con mejor disposición que otros en cuanto a la decisión de compra. Nuestra prioridad ahora es poner el altavoz bien alto para transmitir que Canarias es un destino que aporta seguridad a la experiencia del turista y que estamos preparados para gestionar esta nueva normalidad. Debemos trabajar todos de la mano junto a partners e instituciones locales para poder seguir avanzando y reforzar la confianza de los clientes. Además, para nosotros es clave en este nuevo escenario conseguir más players y seguidores en nuestra apuesta por reconstruir el turismo de una manera más responsable”.

-¿Dan por perdida la temporada de verano?
“Somos prudentes, pero seguimos trabajando intensamente. La incertidumbre, las decisiones sobre fronteras y conectividad aérea que no dependen de nosotros, y, por supuesto, la gran prudencia y respeto a la situación epidemiológica en cada zona, nos impide ser tan positivos como nos gustaría”.

-¿Podremos recuperar algo en invierno con la llegada de la temporada alta?
“Como le comentaba antes, el resultado del invierno dependerá de lo que pase en este verano, tanto en destino como en origen. Por ejemplo, vemos que a partir de octubre en Reino Unido, coincidiendo con la finalización del plan de medidas para incentivar la demanda interior que ha confeccionado su Gobierno, comenzamos a ver datos más esperanzadores”.

-¿Los hoteleros se verán obligados a bajar los precios para cubrir gastos?
“Es indiscutible que en un escenario de demanda a la baja se recurra al factor precio para estimularla, pero hay que anteponer la calidad como hecho diferencial, la diversificación de la experiencia del cliente y la responsabilidad frente a los retos que se nos plantean. Debemos hacer este ejercicio con cabeza, siendo originales en las propuestas que lanzamos y revisando continuamente los márgenes que manejamos. El cliente que tiene incertidumbre no va a venir ni por un 10% ni por un 40% menos, ahora es momento de lanzar un mensaje de confianza”.

-¿Habrá que esperar hasta 2021 para hablar de una verdadera recuperación del sector?
“Creo que la clave la marcará la aparición del remedio para afrontar esta situación. Cuanto antes llegue, antes recuperaremos el tiempo perdido. Esta crisis de confianza que nos ha tocado gestionar debemos combatirla generando confianza y la total confianza aparece con una respuesta sanitaria a este miedo generalizado que existe. Mientras esto no aparezca no podremos compararnos con ninguno de los históricos anteriores”.

-¿Hay que cambiar el modelo turístico?
“Sí, y nosotros llevamos desde hace años trabajando en esta dirección, hacia un modelo de turismo responsable. Ahora, esta crisis ha reforzado nuestra visión de negocio y creemos que más que nunca es preciso un turismo responsable que cuide de las personas y ayude a generar un ecosistema más resiliente mediante el impulso de políticas de circularidad. Hace unos años dimos el primer paso en firme con nuestro movimiento Wave of Change. Ahora, seguimos dando pasos en esta misma dirección e incorporamos la salud y la higiene como un pilar más de nuestro modelo de negocio”.