candelaria

“Los peregrinos deben quedarse en casa. Quienes vengan se encontrarán con restricciones”

En la antesala de la festividad de la Patrona de Canarias, la alcaldesa de Candelaria hace un llamamiento a través de DIARIO DE AVISOS para evitar las aglomeraciones ante el riesgo de contagios por Covid
La alcaldesa de Candelaria, María Concepción Brito. Sergio Méndez
La alcaldesa de Candelaria, María Concepción Brito. Sergio Méndez

Las fiestas de la Patrona de Canarias acogerán este año menos fieles que nunca. La pandemia de coronavirus ha obligado a la suspensión de todos los actos públicos y solo se mantiene la solemne misa de pasado mañana, día 15, a puerta cerrada. Los esfuerzos del Ayuntamiento, con su alcaldesa al frente, se concentran en desincentivar la llegada de peregrinos para evitar posibles contagios. “Que no vengan esta semana, lo pueden hacer en cualquier otro momento del año”, insiste María Concepción Brito, en vísperas de la que era tradicional peregrinación desde la noche de mañana, algo que ahora se insiste en impedir. El año pasado más de 150.000 personas visitaron la Villa Mariana en los días principales de la celebración, mañana y pasado. En la edición actual, el aforo límite al aire libre es de 1.300 personas. “Si se supera, actuaremos y desalojaremos”, advierte.

-El Ayuntamiento insiste estos días en que los peregrinos se abstengan de venir a la Basílica esta semana y especialmente mañana, día 14, fecha en la que se solía concentrar el mayor número de caminantes en el casco municipal.
“El mensaje es claro: si la gente quiere venir peregrinando que lo haga en otras fechas y no esta noche ni mañana. No tiene por qué ser este mes. Así, todos colaboramos y minimizamos cualquier efecto colateral de la pandemia. El problema es que no se pueden concentrar al aire libre más de 1.300 personas y en la noche del 14 se suelen juntar más de 10.000 en la Plaza de la Patrona. Por eso, la Basílica, que siempre ha estado abierta toda la madrugada del 14 al 15, este año se cierra por la noche”.

-Apela, por tanto, al sentido de la responsabilidad para evitar males mayores mañana por la noche, que es el momento más delicado para controlar posibles aglomeraciones…
“Sí. Todas las medidas extraordinarias que hemos habilitado otros años no se van a poner en marcha en este. Hemos mantenido varias reuniones con el Cabildo para acordar la prohibición del tránsito por los senderos y caminos tradicionales desde las 18.00 horas del día 13 (hoy para el lector) a las 06.00 horas del día 15. Y la carretera vieja, que se cerraba el 14 por la tarde hasta la Marcha Atlética del día siguiente, se mantendrá abierta al tráfico. Así que nadie podrá venir caminando por esta vía, ni tampoco por la autopista”.

-¿Habrá vigilancia en el entorno de la Basílica para evitar aglomeraciones?
Sí, aunque será mucho más pequeño el dispositivo que otros años. Lo que sí le puedo asegurar es que estamos preparados para un plan de contingencia y desalojar en su caso si se sobrepasa el aforo permitido. Si se produce alguna incidencia, actuaremos. Lo que sí pedimos es atención a la señalización a la entrada al municipio en cuanto al tráfico y a la circulación de los peatones”.

-¿Se va a establecer por seguridad un circuito para los peatones?
“Sí. El tránsito de los peatones hacia la Basílica va a ser por la calle Los Príncipes y la salida será por la calle de La Arena (Obispo Pérez Cáceres). Se establecerá un circuito por la Plaza de Teror, bajando por Condes de Abona hacia Los Príncipes para acceder a la Basílica, mientras que la salida será por la calle de La Arena para evitar que la gente coincida en la entrada y salida. Por eso pedimos atención a la señalización, especialmente mañana y el sábado”.

-¿Y qué medidas se tomarán en la Basílica?
“La principal es que habrá control de aforo y la entrada será por la Fuente de los Peregrinos, mientras que la salida será por el lateral que da a la plaza. Habrá personal de seguridad, cuerpos policiales y Protección Civil. El sábado día 15 lo mismo, se establecerá un aforo limitado y control de acceso. Insistimos en el mensaje de que los peregrinos se queden en casa estos días. Quienes vengan deben saber que se encontrarán medidas restrictivas”.

-La Covid-19, que en las últimas semanas ha comenzado a repuntar también en Canarias, ha obligado a cancelar la gran mayoría de actos públicos. ¿En qué consistirá la celebración de este año?
“Todos los actos presenciales se han suspendido. Tan solo se mantiene la eucaristía del día 15 a las 12 de la mañana. Hemos grabado el pregón de Los Sabandeños, que emitirá la Televisión Canaria esta noche a las 22.15, y la Ofrenda, que se podrá ver el sábado a las 21.15”.

-Debe resultar extraño grabar el pregón y un acto como la ofrenda…

“Sí, no es algo a lo que estemos acostumbrados. Todos comprendemos que este año es especial y la prioridad es evitar aglomeraciones, aunque sin permitir que la Virgen se quede sin ningún tipo de celebración. El mensaje es hacer llegar a la morenita que desde todos los hogares se puede peregrinar con el corazón. La imagen de la Patrona llegará a los hogares a través de los medios de comunicación”.

-¿Qué actos lamenta especialmente que no se celebren por lo que significan para la mayoría de devotos de la Virgen?
“Todos, pero para mí lo más triste es que no pueda salir la procesión de la noche del 14, ni que se pueda representar la ceremonia de los Guanches, la noche de parrandas, el recibimiento del prior a la Virgen o escuchar a Chago Melián cantándole a la Patrona. Esa noche tiene un carácter especial y una fuerte carga sentimental que embarga a todo el mundo en una misma plegaria prácticamente. Yo no opino sobre lo que siente cada uno, pero este año con todo lo que hemos pasado quiero transmitir un mensaje de esperanza de que la madre siempre nos protegerá”.

-¿Cómo vive en el plano personal la cuenta atrás a 24 horas de los días más significativos e imaginando una plaza y un entorno de la Basílica semivacíos?
“Por un lado, con tristeza por lo que significa la Virgen y su dimensión regional. Pero también lo que más nos embarga es la responsabilidad. Primero porque debemos cumplir con ella y propiciar algún tipo de encuentro con sus fieles. En mi caso soy creyente y estoy convencida de que nos protege en este tiempo de dificultades. Pero también, como responsable pública, estoy obligada a tomar todas las medidas que sean necesarias para garantizar la seguridad. Soy consciente de que habrá algunas que gusten y otras que no, pero mi responsabilidad es, sobre todo, velar por la salud pública, procurar que no haya aglomeraciones y transmitir que todos debemos cumplir las normas a las que estamos obligados. Por eso no habrán actos presenciales e invitamos a seguirlos por los medios de comunicación”.

-Esta celebración atípica también desinfla las expectativas económicas de pequeños comerciantes, restaurantes y cafeterías, cuyas economías también se resentirán, ¿no?
“Sí. Al no venir tanta gente, las expectativas de todos los comercios en agosto y, sobre todo, en el segmento de los espectáculos, se ha resentido. Pero ante todo tenemos que apelar a la seguridad sanitaria y, por eso, insisto, hemos decidido suspender los actos multitudinarios. Entendemos que si todos cumplimos y somos responsables ayudaremos a mitigar los rebrotes. Por eso quiero agradecer el esfuerzo de todo el sector comercial y el de servicios y su comprensión. Se han intentado adaptar a la nueva situación causada por la pandemia y hemos procurado atender sus necesidades con los recursos de que disponemos, buscando, por ejemplo, nuevas fórmulas de comercialización a través de los medios digitales, entre otros. Pero es cierto que el menor número de personas este año supone un impacto para el sector”.

-Más allá de las fiestas en honor a la Virgen, Candelaria no deja de ser un referente para el descanso y el ocio en verano…
“Este es un municipio que tiene mucho que ofrecer. Hay muchas personas que lo han elegido para vivir y otras para veranear. Hemos notado que, a pesar de que no hay conciertos ni las actividades de otros años, hay mucho movimiento. Vemos a mucha gente paseando y disfrutando del sector de la restauración. Celebramos que muchas personas hayan elegido el municipio de Candelaria para descansar, aunque insistimos en pedirles que mantengan la responsabilidad, sin descuidar las medidas sanitarias y, sobre todo, el uso de las mascarillas y la distancia social. Hay que ser prudentes para evitar situaciones indeseadas”.

TE PUEDE INTERESAR