Inmigración

Llegan en patera 145 personas más y muere uno de los hospitalizados

Una barquilla arribó por sus medios a Maspalomas y otras tres tuvieron que ser rescatadas; el colapso del sistema de acogida certifica la acuciante necesidad de los recursos estatales

Las carpas se amontonan en el puerto de Arguineguín ante la llegada continua de inmigrantes. Efe
Las carpas se amontonan en el puerto de Arguineguín ante la llegada continua de inmigrantes. Efe

Diario de Avisos/Ep

Tras la jornada récord del pasado martes, con 200 emigrantes, la creciente llegada de pateras no dio tregua ayer a los extenuados miembros del sistema de acogida temprana que hace frente, en primera línea, a este drama humanitario que ahora reviven los isleños, fresca aún en la memoria la pesadilla acaecida de 2006 a 2008. Así, este miércoles fueron 145 las personas que arribaron en la provincia oriental en un total de cuatro pateras. La nota luctuosa llegó desde el hospital, donde falleció uno de los cuatro ingresados tras ser conducidos el pasado martes hasta Los Cristianos en una embarcación donde apareció un cadáver. Los otros tres emigrantes siguen graves.

La primera de las embarcaciones que llegaron ayer a Canaria, Lanzarote y Fuerteventura fue localizada cuando apenas habían pasado 34 minutos de la medianoche, siendo auxiliada por Salvamento Marítimo, que trasladó a los 41 ocupantes de la misma al Muelle de Arrecife (Lanzarote). Uno de estos emigrantes fue trasladado a un centro sanitario.

Más tarde, a las 3.47 horas, se recibió un aviso sobre la localización de una segunda embarcación irregular, y que, finalmente, fue trasladada al Muelle de Arguineguín, donde llegó poco antes de las seis de la mañana con 25 ocupantes en su interior.

Prácticamente a la misma hora que la segunda patera alcanzaba el puerto, una tercera barquilla arribaba por sus propios medios a la zona del Charco de Maspalomas con, al menos, 19 personas, aunque se activó un dispositivo de búsqueda por la zona ante la sospechas de que algunos se internasen en la Isla tras tocar tierra. La asistencia a los localizados fue prestada por el personal del Servicio se Urgencias Canario (SUC) y de Cruz Roja, y los 19 estaban en aparente buen estado de salud.

Respecto a la cuarta patera, ya era por la de mañana cuando se procedió a su rescate por la Salvamar Mízar a 15 millas al sur de Fuerteventura. A bordo iban 60 emigrantes de origen subsahariano, uno de ellos menor de edad. Esta embarcación fue avistada por un buque de la armada, y los migrantes, en aparente buen estado de salud, fueron trasladados al majorero puerto de Gran Tarajal.

Esta escalada migratoria ha desbordado el sistema actual de acogida, aún más complejo por la pandemia. A la espera de que se habiliten recursos estatales con cuarteles en desuso o los propios CIE, hoy cerrados, los supervivientes a la dura travesía oceánica son refugiados en carpas, como las instaladas en el puerto de Arguineguín y, desde hace unos días, desviados a apartamentos turísticos sin actividad por la COVID-19 o incluso a terreros de lucha.

Según datos los del Ministerio del Interior, el aumento de la llegada de pateras a las islas en lo que va de año que se ha incrementado en los primeros ocho meses del año un 573,5% hasta el 31 de agosto pasado con la llegada de 3.933 migrantes a Canarias por esta vía. En el mismo periodo del año pasado solo fueron 584 personas.

La reactivación de la ruta canaria de las pateras aumentó notablemente desde agosto del año pasado, coincidiendo con el blindaje del Estrecho.