sanidad

Amós García: “Por fin, después de la oscuridad, llega la noticia de la vacuna; será segura y estará aquí en marzo o abril”

“Hay que ser consciente de que esto no supondrá que volvamos a estar como antes de la pandemia, en absoluto", asegura a DIARIO DE AVISOS el presidente de la Asociación Española de Vacunología
El doctor Amós García Rojas. DA
Amós García Rojas, jefe de sección de Epidemiología y Prevención de la Dirección General de Salud Pública del Servicio Canario de la Salud del Gobierno regional. DA
Amós García Rojas, jefe de sección de Epidemiología y Prevención de la Dirección General de Salud Pública del Servicio Canario de la Salud del Gobierno regional. DA

Amós García Rojas es un epidemiólogo tinerfeño, responsable del área en el Gobierno canario. Es una autoridad nacional en vacunas como presidente de la Asociación Española de Vacunología. En esta entrevista con DIARIO DE AVISOS se mostró esperanzado y optimista al valorar el anuncio de la farmacéutica Pfizer sobre la eficacia preliminar de su vacuna frente al coronavirus, garantizó su seguridad y animó a la población a ponérsela en su momento. Abril o marzo serán las fechas.

-Había constancia pública de otros ensayos, pero ¿ha cogido por sorpresa la noticia de Pfizer entre los expertos?, ¿ciertas críticas se deben a errores de comunicación?
“No lo fue porque sabíamos que la vacuna de Pfizer estaba avanzada, pero su proceso de investigación y ensayo no ha tenido la repercusión mediática de otras. Sus resultados con una eficacia del 90% son una magnífica noticia, pero no lo presentaron como debería haberse hecho. Se debieron publicar en las revistas científicas y no mediante una nota de prensa. Sin embargo, no tengo ninguna duda de que serán ciertos en función del peso y el prestigio que tiene esta farmacéutica. Hay algunas dudas, en el marco de una pandemia, sobre si ese 90% de eficacia afectará por igual a todos los grupos etarios, es decir, a jóvenes, adultos o mayores. Pero lo más importante es subrayar que, por fin, después de tanto tiempo de noticias desagradables, de oscuridad y tensión, aparece una noticia que nos cambia el semblante. Y por eso, en relación a la pandemia estoy más optimista que hace una semana”.

-Se ha obtenido una vacuna en un tiempo récord. ¿Cómo ha sido posible? ¿Se han sacrificado la seguridad o la eficacia?
“No les quepa ninguna duda de que las vacunas tendrán la máxima seguridad. No se están saltando los plazos, se cumplen rigurosamente todos los plazos y fases que hay que desarrollar en el proceso, lo que pasa es que están siendo más rápidos, porque estamos en una situación de grave riesgo para la salud pública. Eso ha obligado a que prácticamente todas las líneas de investigación vayan dirigidas a la de la vacuna frente al SARS CoV-2. Y, al mismo tiempo, se han acelerado los plazos, pero sin incumplir los procesos que deben seguirse para la producción de una vacuna, las fases preclínicas y las fases clínicas, con todas sus subfases. Se cumplen perfectamente, pero se están acelerando, quizás superponiendo el final de una fase y el comienzo de la siguiente. El producto saldrá en un plazo más corto, pero con los mismos cánones de seguridad y eficiencia”.

-Habrá que mantener el estricto cumplimiento de las normas de seguridad, ya que queda un largo camino por recorrer, y no será ponernos la vacuna y resolverse la crisis sanitaria.
“Las vacunas no van a llegar de golpe, serán distribuidas poco a poco y, por lo tanto, conforme comiencen a llegar habrá que ir priorizando quién se la pondrá en primer lugar, en función de determinados parámetros y del perfil de riesgo. No será un proceso rápido. Es previsible que se haga una campaña de vacunación perfectamente estructurada que podrá comenzar en marzo o abril de 2021. Lógicamente, hay que ser consciente de que esto no supondrá que volvamos a estar como antes de la pandemia, en absoluto, tenemos que seguir cumpliendo las pautas de prevención: uso de mascarilla, lavado de manos, distancia física, evitar los espacios cerrados y poco ventilados, porque el coronavirus seguirá circulando mientras no lleguemos a una cobertura poblacional de aproximadamente entre el 50 y el 70%, lo que nos dará una cierta inmunidad colectiva, pero hasta que no lo logremos tenemos que seguir con la misma dinámica”.

-¿A final de mayo tendremos ya la vacunación masiva de la población española?
“Empezaremos a tener un cierto perfil de inmunidad en esas fechas, pero la inmunidad potente del 70% de la población no se conseguirá en unas semanas, necesita un tiempo”.

-¿Estas vacunas supondán que habrá que aplicar dos dosis?
“Los resultados de mayor eficacia se consiguen con dos dosis, que es lo que pensábamos que sería necesario, pero no solo con la de Pfizer, sino con todas las vacunas del SARS CoV-2. Lo más razonable es poner una dosis de refuerzo en tres semanas o un mes después de la primera”.

-¿Se priorizará la vacunación de los grupos de riesgo?
“Es fundamental y se está trabajando desde hace tiempo a nivel nacional, definiendo los perfiles de la priorización. En mi opinión, lo que más nos interesa es eliminar la carga más terrible que ha tenido la pandemia, que son los fallecimientos y los ingresos en UCI. ¿Quiénes son estas personas? Pues las más vulnerables, sobre todo, las más mayores y las que están institucionalizas. Son colectivos importantísimos para comenzar a vacunarlos, junto con los sanitarios, porque son la herramienta básica para intervenir frente a la pandemia”.

-Asegura que será de los primeros en vacunarse. ¿Entiende las dudas de una parte de los españoles a la hora de hacerlo?
“No tengo ninguna duda, estaré en mi cola correspondiente para vacunarme, porque soy sanitario, tengo más de 60 años y soy hipertenso, por lo tanto cumplo varios de los requisitos. Entiendo perfectamente que una parte de la sociedad española todavía presente dudas, es el miedo a la pandemia, a lo que no se conoce bien. Nuestra labor como sanitarios debe ser muy pedagógica, señalando en primer lugar que las vacunas del SARS CoV-2 tienen dos características importantes en su nivel de producción, que han sido la transparencia y la seguridad. Todos nos hemos enterado de lo que ha acontecido en las vacunas y de los accidentes espontáneos que ocurrieron en alguna de ellas como la de Oxford o la de Johnson & Johnson. Se estudió si eran debidos a la vacuna o relacionados casualmente con ella, se cortó el proceso de producción hasta que no quedó medianamente claro que no tuvo nada que ver una cosa con la otra. Se primó la transparencia y la seguridad. ¿Alguien puede pensar que si hay la más mínima duda sobre la seguridad de una vacuna, las agencias y órganos superiores, la iban a autorizar?”.

-Es importante no crear falsas expectativas.
“Crear falsas expectativas lo único que sirve es para aumentar las reticencias de amplios sectores de la ciudadanía. ¿Cuál es la alternativa a no vacunarse? Dejar que siga la pandemia, el dolor y el sufrimiento que acompaña a la misma, o que siga creciendo el paro como consecuencia de la inactividad laboral que se tiene que producir a causa de las medidas de intervención frente a la misma”.

-¿Generan también reservas las vacunas que vienen de Rusia o China, con más opacidad en sus estudios y ensayos clínicos?
“Ojalá que la vacuna Sputnik V tenga una eficacia del 92% como dicen, el problema es que el anuncio no lo han hecho sanitarios rusos o los productores de esa vacuna, sino Putin, y eso genera una cierta desconfianza”.

-Hay un desequilibrio entre los países ricos y los pobres en la compra vacunas. ¿Eso puede repercutir en su eficacia?
“Evidentemente, una pandemia es un problema global, y eso significa que la solución debe llegar a todos los ciudadanos de todos los países del mundo. Eso va a requerir un esfuerzo solidario muy potente entre los que más tienen hacia los que menos tienen. Es fundamental, no solo porque si no se vacunan el virus va a seguir estando presente, y existirá la posibilidad de que se reintroduzca de nuevo, sino también porque es una cuestión de equidad y de justicia social”.

TE RECOMENDAMOS