arona

Maite Pociello, de Cruz Roja: “Los inmigrantes ni están a cuerpo de rey en los hoteles ni reciben 10 euros al día”

Maite Pociello, directora provincial de Cruz Roja, desmiente algunas afirmaciones sobre el protocolo con los casi 2.000 inmigrantes que aún permanecen en distintas estancias en la Isla”
Maite Pociello, directora de la Cruz Roja en la provincia tinerfeña. DA

“Los inmigrantes que están acogidos en los hoteles ni están a cuerpo de rey, no tienen bufé, solo pollo y pavo casi siempre, ni disfrutan de las piscinas ni mucho menos reciben 10 euros diarios”, declara Maite Pociello, presidenta de Cruz Roja en la provincia de Santa Cruz de Tenerife.

Estas manifestaciones vienen a raíz de unas declaraciones del alcalde de Santiago del Teide, Emilio Navarro, en Onda Tenerife recogidas por este periódico, así como otras muchas, en ese sentido, que han trascendido en las redes sociales, hablando incluso del “daño irreparable que se le hace al turismo con los migrantes alojados en recintos hoteleros cerrados ahora por consecuencia del cero turístico motivado por la pandemia”.

Pociello se muestra avergonzada que “autoridades políticas puedan decir que esto actúa como efecto llamada”, porque en realidad “toda esta gente que está llegando a Canarias ahora viene huyendo del hambre y de la guerra”, como hicieron los canarios emigrando a Venezuela en la mitad del siglo pasado.

Lamentó la presidenta provincial de la Cruz Roja que “en los últimos años se hayan abandonados instalaciones que hoy están en un estado lamentable para acoger estas personas y muchas de ellas, como la de Las Canteras o el centro de Tegueste, necesitan al menos un año para rehabilitarlas”, por lo que se ha hecho necesario disponer de los hoteles que ahora están cerrados por la crisis turística, sobre todo en el sur, de aquellos que llegan casi a diario a Los Cristianos. “No podemos dejar a estas personas en la calle, no pueden estar al interperie, como ocurre en Arguineguín”.

Hasta la semana pasada, señala Pociello, “atendemos al orden de 1.500 migrantes acogidos y solo tres mujeres, cuando en septiembre llegamos a tener 90 mujeres y 40 niños”, sin contar a los menores, de los que se hace cargo el Gobierno de Canarias, “tras hacerle las pruebas oseas”.

“Las derivaciones al continente, que es a donde ellos quieren ir, sobre todo a Francia o Alemania, donde tienen familias, están siendo lentas, pero se están haciendo poco a poco”, señala Maite Pociello, que recuerda que a las 72 horas de la llegada de los migrantes al puerto, Cruz Roja se encarga de darles “comida, ropa y tarjeta sanitaria” en las instalaciones que les ofrecen el Ministerio del Interior, mientras aclara que “tampoco es verdad que puedan trasmitir el COVID, porque a todos se les hace la PCR nada más llegar y los positivos se quedan en cuarentena. Es más, ninguno de nuestros trabajadores ha sido contagiado y tienen contacto diario con ellos”.

TE RECOMENDAMOS