la palma

Los promotores de la obra de la Calle Real, en Los Llanos, defienden que se cumplía con la licencia

Fuentes cercanas a los trabajos aseguran a DIARIO DE AVISOS que no se ha derribado la fachada; se ha desmontado la puerta para rehabilitarla, al igual que las ventanas y la cubierta
La obra de la Calle Real fue precintada por la Policía Local tras las denuncias dadas a conocer por partidos políticos y colectivos ciudadanos | DA

“En todo momento, la intención ha sido ejecutar la obra respetando el patrimonio”. De esta manera se expresaban ayer, en declaraciones a DIARIO DE AVISOS, fuentes cercanas a los trabajos que se realizan en una casa del siglo XVIII situada en la Calle Real de Los Llanos de Aridane; labores que han sido puestas en entredicho por varios colectivos y partidos políticos, e incluso por el propio Ayuntamiento, que ha procedido a la paralización de las acciones que se estaban acometiendo al entender que se incurría en “una irregularidad por parte del promotor”. Es más, en un comunicado, el Consistorio señaló que se trataba de una “infracción urbanística al no respetar las cláusulas dentro del actual Plan Especial de Protección del Casco Histórico”.

Sobre la presunta destrucción de la fachada de la edificación, en pleno casco histórico del municipio, las fuentes consultadas explican que “las fotos que se han publicado en redes sociales se han sacado desde un ángulo desde el que parece que lo hemos destruido todo”. Sin embargo, sostienen que se ha dado cumplimiento a los preceptos de la licencia concedida. En concreto, aseguran que “no se ha derribado la fachada; lo que se ha hecho es desmontar la puerta y las ventana para rehabilitarlas”. Y en lo que respecta a la cubierta, indican que “se retiró teja a teja para reconstruirla”. Es por ello que dicen sentirse en medio de “una caza de brujas”.

Ayer por la mañana, según ha podido saber esta redacción, técnicos del área de Patrimonio del Cabildo se desplazaron a la zona junto a sus homólogos del Ayuntamiento, sin que pudieran acceder al recinto porque estaba precintado por la Policía Local. Desde el Departamento insular esperan poder efectuar una inspección en el lugar en próximas fechas, y, además, que se eleve a la Comisión de Patrimonio de la Isla para emitir un informe -con carácter no vinculante- sobre si se actuó de acuerdo a la licencia o no, si bien entienden que se trata de un asunto municipal.

DENUNCIA INICIAL

El único edil de Izquierda Unida Canaria (IUC) en la localidad, Felipe Ramos, lanzaba una advertencia el fin de semana sobre la naturaleza de las actuaciones que se estaban llevando a cabo en el edificio de la céntrica calle aridanense. En una nota de prensa, la formación criticaba esta y otras obras que han contado con el visto bueno del grupo de Gobierno del PP, dado que en distintas oportunidades “hemos dejado claro el incumplimiento de lo decretado en las licencias, lo recogido en el Plan Especial y en la normativa urbanística por parte de varios promotores”.

Es más, cabe destacar que Ramos ha sido el único miembro de la Corporación que, desde enero de 2020, “ha votado en contra de las ocho licencias que se han presentado ante la Comisión de Urbanismo del Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane que afectan a la zona delimitada por el Plan Especial de Protección del Casco Histórico”. Unos votos que fueron emitidos desfavorablemente, según expresó el concejal, “ya que, tras estudiar el citado plan, alerté de que las licencias requerían de un informe de una comisión de patrimonio que nunca se ha creado en el Ayuntamiento”. Y quiso recordar que en noviembre de 2020 dirigió un escrito al Cabildo dando cuenta de que “las licencias del casco histórico son informadas sin pasar por ninguna comisión de patrimonio” al que se ha hecho caso omiso.

HACE UNA SEMANA “NO SE RESPETÓ CON EL TECHO” Y NO SE PARALIZARON LAS OBRAS

La alcaldesa de Los Llanos de Aridane, la popular Noelia García Leal, reconocía el lunes en Televisión Canaria que en la ejecución de la obra “no se respetaba la primera crujía y ya hace una semana no se respetó con el tema del techo”. Unos presuntos incumplimientos que, sin embargo, no trajeron aparejados en ese entonces una paralización de las obras, como sí ha ocurrido ahora, tras las denuncias públicas de Izquierda Unida Canaria y de varios colectivos ciudadanos en redes sociales.

De hecho, tras el revuelo montado a nivel social y mediático, la Policía Local procedió al precinto del área donde se estaban ejecutando los trabajos, abriendo, según dio a conocer el Consistorio por medio de un comunicado, un expediente sancionador contra los promotores. “Desde el Ayuntamiento se actuará con absoluta contundencia”, señalaban, informando de que las sanciones a las que se enfrentan “pueden oscilar entre los 6.000 y los 150.000 euros”.

TE RECOMENDAMOS