sección mujeres influyentes

Alicia Vanoostende: “Yo soy Von der Leyen y le pego cuatro gritos a Michel. Lo que ocurrió fue impresentable”

La conocemos por ser consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno de Canarias y por su defensa del sector primario de las Islas, pero lo que no sabemos de ella es que llegó a los Llanos de Aridane (La Palma) siendo muy pequeña, con apenas un año.
Alicia Vanoostende, consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno de Canarias. / DA

La conocemos por ser consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno de Canarias y por su defensa del sector primario de las Islas, pero lo que no sabemos de ella es que llegó a los Llanos de Aridane (La Palma) siendo muy pequeña, con apenas un año. Sus padres decidieron abandonar Bélgica para cambiar de aires. En un viaje a La Palma su padre se enamoró de la Isla y decidió que quería vivir allí. Puesto que su madre, de origen italiano, cocinaba muy bien decidieron abrir un restaurante italiano que llamaron San Petronio, patrón de la ciudad de procedencia de su madre, una mujer que, según Vanoostende, “es muy de izquierda y progresista, pero súper religiosa y creyente”. Su experiencia como ingeniera agrónoma, agente de Extensión Agraria y directora de la Central Hortofrutícola del Cabildo de La Palma le han valido para ocupar el puesto que tiene ahora, unido a su conocimiento de la ciudad de Bruselas y sus cuatro idiomas.

¿Llegó a verse en algún momento como consejera de Agricultura del Gobierno de Canarias?
“Jamás hubiera pensado que pudiera ser consejera del Gobierno. Es más, muchas veces me pregunto también cómo he llegado hasta aquí, pero ahora, una vez en el puesto, es un reto maravilloso poder aportar mi granito de arena al sector primario de las Islas. Pero todo empezó cuando Anselmo Pestana me fichó para ir en las listas del Cabildo de La Palma en 2015. Me pareció una idea interesantísimo desde un punto de vista personal. Sentía que estaba un poco estancada y necesitaba un cambio. Mis hijos ya eran mayores y podía permitirme ausentarme un poco y, bueno, hasta ahora. Recuerdo perfectamente cuando empecé a trabajar en la agencia de extensión agraria recién venida de la Península de estudiar y nos convocaron a una reunión en el ICIA y cuando llegué vi al consejero, que en aquel entonces era Pedro Rodríguez Zaragoza, y pensé, ¡Fíjate, ese señor!. Pues, años después, cuando llego al ICIA como consejera me veo al otro lado de la mesa y, ahora soy yo esa señora!

-¡Las vueltas que da la vida!
“Sí. Por eso le digo que jamás pensé encontrarme donde estoy, pero ahora le digo que estos años han sido maravillosos. Las negociaciones con Europa son todo un reto. Estudié para las oposiciones lo que era el POSEI, pero una cosa es sabértelo de memoria y otra negociar con Bruselas. Y todavía nos queda mucho por hacer. Las horas del día no nos dan”.

-¿Cómo son esas negociaciones en la Unión Europea donde parece que tenemos que recordar una y otra vez nuestras singularidades para que nos hagan caso? ¿Y su papel como mujer en esas negociaciones? Todos recordamos lo que ocurrió recientemente con Ursula Von der Leyen en Turquía.
“Bueno, a mi lo que ocurrió con Von der Leyen me pareció impresentable. Yo soy ella, y allí mismo le pego cuatro gritos: ¡Perdone señor Michel ese sitio es el mio! Pero bueno, Bruselas es otro mundo, aunque yo le tengo que reconocer que estoy cómoda porque estoy en casa. Mi padre y mi familia es de Amberes, así que estoy casi en familia”.

-¿Está el sector primario demasiado subvencionado?
“Mire, la justicia ¿no es que a los diferentes hay que tratarlos diferentes? Nosotros tenemos unos sobrecostes de producción que otros países no tienen, y estas ayudas lo que vienen es a compensar esos sobrecostes. No es que nos hagan un favor, ni que sean comprensivos. Es un derecho que, además, está fijado en el tratado de la Unión Europea”.

-¿Qué tienen nuestros productos que los hace especiales y cómo podemos venderlos mejor en nuestra propia tierra?
“Los vinos canarios no son iguales a otros. Los quesos canarios igual, y en un mundo globalizado, cada vez se aprecia más lo que es distinto. El nivel de producción artesanal que tenemos en las Islas es muy importante y muy gourmet y tenemos que apostar por la calidad. Creo que esto se está consiguiendo hacer muy bien, porque a precios no podemos competir con nadie, pero en calidad sí; y ésa es la manera de distinguirnos”

-Siempre vino canario en cualquier mesa ¿no?
“Siempre. Además tenemos de todo. Vino dulce. tinto blanco. y hasta espumoso, y todo de muy buena calidad”.

-El sector de la agricultura es el único que ha ganado empleo durante la pandemia ¿cómo se acerca a los jóvenes a ese sector?
“Pues sí. Mire, la verdad es que los jóvenes tienen la imagen de que el campo es un sector duro, donde se madruga mucho y se gana muy poco y con las manos llenas de callos. No tienen la percepción de que también puede ser un negocio, y de que se puede ser un empresario. Por eso hay que facilitarles las ayudas y darles un empujón”.

[Esta entrevista tuvo lugar el viernes pasado y la consejera espera que, ya que se encuentra hoy en Valencia alejada de sus hijos que están en La Palma, éstos puedan celebrar hoy el Día de la Madre leyendo esta entrevista].

TE RECOMENDAMOS