Cultura

Celestino Mesa expone ‘El tiempo que no está’ en la Fundación Mapfre Guanarteme

La muestra pictórica se podrá contemplar en la sala ubicada en La Laguna hasta el 30 de julio

El artista tinerfeño Celestino Mesa. / DA

La sala de la Fundación MAPFRE Guanarteme en la Plaza de San Cristóbal, 20, en La Laguna, acoge desde este jueves, 20 de mayo, a las 18.00 horas, la exposición El tiempo que no está, del artista Celestino Mesa. Esta propuesta artística, seleccionada en la convocatoria de proyectos expositivos de la fundación para 2021, podrá visitarse hasta 30 de julio.

‘El empate. El día que las niñas le ganaron a Fernando’ (2019). / DA

En El tiempo que no está, Celestino Mesa experimenta con diferentes técnicas y formatos para presentar una veintena de pinturas realizadas con acuarela, acrílico y óleo en distintas composiciones y tamaños. Su estilo baila entre el realismo y el impresionismo lumínico, recordando a otros artistas como Antonio López, María Moreno o el maestro Degas. Aun así, su obra escapa del academicismo, sorprendiéndonos con fondos cercanos a la no figuración para mostrar fantasmas del pasado. Nos encontramos ante un creador al que no se debe limitar, ya que su valor recae en la no catalogación artística.

‘Jugando con su sombra’ (2017). / DA

La muestra ofrece un recorrido pictórico que se comporta como una máquina del tiempo, permitiendo a quien la contempla ser espectador de la infancia y su costumbrismo pasado. Sus obras narran de manera melancólica los juegos infantiles que antaño se convertían en el mejor momento del día. Juegos que se desarrollaban en las plazas, las calles o en cualquier otro espacio al aire libre a simple vista, transformados en mundos imaginarios como escenarios de los sueños.

‘Las canicas de Fernando’ (2017). / DA

Algunas obras presentan tonos que crean una atmosfera envolvente, pero no densa, en la que el abocetamiento recrea la fragilidad infantil. En otras se rompe con la calma para transmitir los primeros pasos hacia la juventud inquietante. Cuadros en los que los bordes quedan abiertos, invitando al espectador a buscar la continuación de lo que ve.

Una mirada del artista que es un recordatorio de tiempos en los que el mundo virtual solo era una ensoñación, el juego colectivo era más divertido y las familias nos reclamaban que no llegáramos tarde a la hora de cenar. La inocencia se une a la vitalidad propia de la niñez representadas no solo en temática, sino también en estilo.

La exposición, de entrada libre, se puede visitar de lunes a viernes, en horario de 10.00 a 13.00 y de 18.00 a 21.00 horas.