política

Torres: “En dos años hemos puesto sangre, sudor y lágrimas para defender a esta tierra”

El Gobierno del Pacto de Progreso, al que algunos intentaron dar por muerto a los pocos meses de nacer, ha alcanzado ya la mitad de una legislatura muy compleja llena de frentes abiertos, especialmente para su presidente, el socialista Ángel Víctor Torres

El Gobierno del Pacto de Progreso, al que algunos intentaron dar por muerto a los pocos meses de nacer, ha alcanzado ya la mitad de una legislatura muy compleja llena de frentes abiertos, especialmente para su presidente, el socialista Ángel Víctor Torres. Uno de los últimos, que el Estado devuelva el diferencial favorable para Canarias del 80% en las deducciones a las producciones cinematográficas que se realizan en las Islas, una petición unánime del Parlamento canario, que considera que se está incumpliendo el REF. Mientras, los contagios por COVID, que parecían controlados en pleno proceso de vacunación, vuelven a crecer, y las variantes más contagiosas del virus se extienden por el archipiélago, especialmente en Tenerife.


-¿Cómo es posible que hayamos llegado en Tenerife a la situación actual de contagios?
“Se trata de una situación global. Si le hiciera la misma pregunta al presidente de Portugal o a los representantes políticos de Israel, donde los contagios han vuelto a crecer, quizá le dirían algo similar. Se ha ido bajando la pandemia y, de repente, se produce un repunte. ¿Por qué en una isla sí y en otra no? Es complicado despejar esa duda. Ha pasado a la inversa. Y cuando una isla llegaba a un nivel de alerta 3, se tomaban un conjunto de medidas que han sido exitosas: toque de queda, reducción en la reuniones de grupos, en los horarios de la restauración, cierres de interiores, etc. Ahora no contamos con los mismos instrumentos una vez decaído el estado de alarma. Y el auto del TSJC no permite el cierre de los interiores en la hostelería que, no lo olvidemos, ha sido mucho más intenso en otras comunidades y países europeos. Ahora tenemos que apelar a las herramientas que nos quedan: la máxima vigilancia, que depende en buena medida de las policías locales, Policía Nacional y Guardia Civil, y la responsabilidad ciudadana”.


-¿No deberían haber actuado antes? ¿O no haber bajado a Tenerife de nivel, que tenía más incidencia?
“Es que esa decisión, que fue unánime en el Consejo de Gobierno, no se tomó de una manera caprichosa, sino con criterios científicos. Una semana antes de subir a nivel 3 a Tenerife, el informe de los expertos, aunque reconocía el aumento de contagios, culminaba diciendo que se mantuviera a la isla en nivel 2. Una semana después, viendo cómo evolucionaban los contagios, la propuesta de subir a nivel 3 fue contundente. ¿Hacemos los políticos caso o no de los informes científicos de salud pública que llegan al Consejo de Gobierno? Porque ignorarlos es manifestarse en contra de propuestas que pretenden bajar la incidencia y evitar contagios, colapsos en los hospitales y fallecimientos. El Gobierno de Canarias siempre va a optar por respetar los informes sanitarios”.


-Algo se tiene que haber hecho mal para que se haya extendido esa idea de que no hay contagios en la hostelería, ¿no cree? Quizá incluso los medios no lo hayamos explicado bien…
“Pero yo no puedo aceptar como verdadera una falsedad. Ayer mismo, Sanidad hablaba de distintos brotes con contagiados en la restauración”.


-Quizá esos datos tan específicos no se han dado lo suficiente…
“Es que no estamos descubriendo Roma. Los informes llevan diciendo durante meses que los espacios cerrados donde te quitas la mascarilla mientras consumes algo con gente diversa no conviviente son un factor de riesgo. Y lo de cerrar la hostelería lo han hecho Johnson, Merkel, Portugal, Italia, todas las comunidades. También Canarias…”


-Pues los alcaldes José Manuel Bermúdez o Manuel Domínguez parecen no haberse enterado… O el TSJC, que ha copiado el argumento…
“No se deben confundir las esferas. Lo que diga un juez tiene que ser respetado, acatado o recurrido. Pero es una opinión jurídica. Igualmente, creo que hay que respetar las opiniones científicas y sanitarias, porque son de expertos. Cuestionar que en el interior de los restaurantes o de los espacios deportivos cerrados se produce una mayor transmisión del virus es negar la verdad. Y cuando se han cerrado estos espacios, se ha producido la bajada de los contagios. Si no somos conscientes de la situación preocupante que hay en Tenerife, que empieza a serlo en toda Canarias, estamos errando el tiro completamente”.


-¿Se plantea pedir al presidente Sánchez que se declare el estado de alarma en Canarias para poder tomar medidas más restrictivas?
“Tomaremos las decisiones que sean procedentes de acuerdo al número de contagios”.


-En estas circunstancias, con la variante delta ya presente, con un nivel de vacunación inferior, todavía, al 70%, la recuperación del turismo corre un serio peligro…
“Evidentemente. Y se lo he trasladado también al sector de la hostelería. Tengamos en cuenta que, si seguimos aumentando los contagios, dejaremos de estar en las listas verdes. Y eso mandará un mensaje muy negativo a los mercados emisores. Aunque tengamos el pasaporte verde, que entró en vigor el jueves para el espacio Schengen y a partir del 15 de julio para Reino Unido, está claro que la recomendación de no viajar a un lugar afecta. Tenemos que ser responsables y cumplir las restricciones”.


-Bueno, cambiemos al REF: dicen en CC que usted ha votado el informe desfavorable del Parlamento “a rastras y de boquilla”.
“Yo creo que CC esperaba que los socialistas tuviéramos un voto distinto al del resto de los grupos. Yo he sido claro: en 2020 se pasó, a través de un decreto-ley, de 3 a 10 millones en los límites a las deducciones en las producciones cinematográficas hechas en el resto de España. Y en Canarias, ese límite se quedó en 5,4. Se han producido desencuentros y encuentros con el Ministerio de Hacienda y se han mejorado hasta los 12,4. Pero el espíritu del REF es que debe haber una diferencia del 80%. Lo que también tendríamos que preguntarnos es por qué CC, que acusa al actual presidente de incumplimiento de REF pese a haber apoyado el informe desfavorable del Parlamento, todavía no ha explicado la razón por la que, en los años 2017 y 2018, cuando CC tenía la Consejería de Hacienda y la Presidencia de Canarias, con el PP gobernando en España y apoyándolos en las Islas, se aceptó bajar el diferencial entre Canarias y España por debajo de ese 80%. Ellos lo niegan, pero están mintiendo. Basta ver los presupuestos de 2017 y 2018. Deberían pedir disculpas”.


-Pues no parece que estén muy por la labor. De hecho, agitan el fantasma de la moción de censura a Jerónimo Saavedra. ¿Le preocupa?
“A mí, lo que me preocupa es que se lance una información y se oculte otra. No hay nada peor para la credibilidad, incluso de los medios de comunicación, que obviar parte de la verdad. Porque entonces se manipula el mensaje a la gente”.


-¿Cuánto se debe esa firmeza del Gobierno canario a la presencia de Nueva Canarias y Agrupación Socialista Gomera, que son dos partidos de obediencia canaria?
“De obediencia canaria somos todos, yo no puedo aceptar esa afirmación. Los socialistas canarios y su secretario general, que es presidente del Gobierno, en una situación de discordancia con el Gobierno de España, que es del mismo color político, se han mantenido firmes y han votado en defensa del REF y de los intereses generales. En 2017, ¿se trasladó al Parlamento de Canarias el cambio del REF para que hiciera un informe? No. Ni lo hizo el Gobierno de España ni lo exigió el Gobierno de Canarias, en manos de CC”.


-¿Y aspira a que la Comisión bilateral arregle este entuerto?
“Es un ámbito en el que tendremos que negociar. Y cabe todo. El problema de esto es que, cuando se introdujo en 2014 el tema del cine en el REF, a través de la Disposición Adicional XIV, se establecieron cantidades fijas, pero no el diferencial del 80%. Es verdad que se respetó, pero no se metió de manera explícita. Si se hubiera hecho, no estaríamos con diatribas jurídicas. Yo lo que espero es que podamos llegar a un acuerdo por el que se mantenga el 80%. No defiendo que tengan que ser 18 millones, sino que sea el 80%. Si, por ejemplo, el Gobierno central lo rebajara en el conjunto de España a 6 millones, en Canarias tendría que quedarse en 10,8 millones para defender el espíritu del REF. Esa puede ser una solución. Y si no se llega a un acuerdo, hay otras vías. Incluso que la justicia acabe determinando quién tiene la razón”.


-¿Y no se debería plantear una especie de sistema de vigilancia permanente del REF? Porque se cambian leyes sin pedir informes al Parlamento canario y a veces nos enteramos tiempo después…
“Sí, en esa Comisión Bilateral se debe establecer una rigurosidad en los procedimientos. Aunque el tipo de modificación es importante. Si lo que hacen es mejorar el REF, como con la RIC, el informe va a ser favorable”.


-Pero el procedimiento es una garantía…
“Evidentemente, y se tiene que respetar”.


-Mire, ¿cómo van los 1.144 millones de euros de ayudas que el Estado ha dado a Canarias para empresas y autónomos?
“A uno de julio ya había unas 5.000 solicitudes y, por tanto, las cosas van caminando. Habrá empresas que puedan acogerse al máximo. Hay que recordar que Canarias es la comunidad que recibe más fondos de toda España. Y también la que permite la mayor subvención, con empresas que podrían llegar a los cinco millones de euros por pérdidas relevantes. Y luego están las ayudas del Gobierno de Canarias de 84 millones de euros. Algunos dicen que no llegan. Pero ya se han pagado 75 millones de euros. En tres meses y cuatro semanas. Es algo inédito. Yo reconozco la premura de los empresarios, pero ayudas de mucho menos dinero tardaron mucho más en pagarse en otras épocas”.


-Se habla mucho del fondo ‘Next Generation’ y están ustedes negociando los proyectos con el Gobierno central, ¿de verdad usted visualiza esa gran transformación de la economía canaria?
“Sí, tenemos los instrumentos presupuestarios para hacer esa transformación. Con los fondos Next Generation, de aquí a 2027 tendremos que ejecutar entre 3.000 y 3.500 millones. A eso hay que sumar unos 3.000 millones de los fondos europeos ordinarios del periodo 2021-2027, que se pueden certificar hasta 2.030, o los fondos del Posei asegurados para nuestro campo hasta 2027. Es el periodo de la historia en el que más fondos va a recibir Canarias. Tenemos una ley de transición energética que se va a aprobar, fondos para invertir en formación profesional… Podemos convertirnos en una referencia en energías fotovoltaicas, o en eólica offshore. No solo necesitamos gente que coloque placas solares, sino que las construya, expertos para todo el proceso de digitalización. O gente formada para trabajar en la industria cinematográfica que, por mucho que algunos digan, ha tenido, en 2020 y 2021, sus mejores años. En plena pandemia. Pero lo que necesitamos es unidad de acción, que es algo de lo que hablé cuando llegué a la Presidencia y que se ha hecho aún más necesario con la COVID. Porque todo este dinero se va a gestionar durante tres legislaturas y no sabemos quiénes dirigirán los próximos gobiernos. Quedan dos años de mandato y percibo que empieza la radicalización de la oposición. Pero yo vuelvo a tender la mano”.


-Y después de estos dos años que ha estado en el poder, ¿qué balance hace?
“Han sido dos años marcados por la incertidumbre de la pandemia, que no ha desaparecido, y donde hemos tenido y seguimos teniendo que tomar muchas decisiones. Ahora estamos en el proceso de la vacunación masiva. Eso es lo más importante, además de que la sociedad canaria siga siendo responsable. Son dos años en los que hemos dado lo máximo que podíamos ante innumerables problemas, probablemente como nunca antes. Y es algo que espero que los ciudadanos hayan percibido. Como decía Churchill, hemos puesto sangre, sudor y lágrimas para defender a esta tierra. Y además, hemos sacado adelante temas como el Pacto por la Vivienda, que llevaba muchos años abandonada, o estamos a punto de sacar la Agenda Canaria de Desarrollo Sostenible. Llevamos más del doble de iniciativas legislativas que en la legislatura pasada. Y estoy contento y satisfecho de la lealtad del Gobierno. A veces hay diferencias, somos cuatro partidos y no siempre es fácil, pero han estado a las duras y estaremos a las maduras”.

Ángel Víctor Torres o la voz de Canarias en el socialismo español

La memoria es corta, pero el autonomismo, en Canarias, fue fundamentalmente una cosa de la izquierda. Y de repente, un presidente socialista parece haber marcado la diferencia entre la lealtad a un partido de ámbito estatal como el PSOE -con estructura federal, no lo olvidemos- y el respeto a las funciones que le corresponden como presidente de todos los canarios. Aún no sabemos si eso lleva detrás alguna reflexión enjundiosa en el socialismo isleño, tan escaso de ambición teórica durante años, pero Torres le disputa incluso el significante de la “canariedad” a CC, que intentó patrimonializarlo durante su larga etapa de gobierno. “Para mí, la canariedad es una mezcla de lo que significa la defensa de lo nuestro, que es singular y diferente, pero también de una cultura que reivindica aspectos sociales. No me quiero quedar solo con el sonido de un instrumento, sino que al timple le acompañe también una conciencia de la igualdad y un sentimiento de autovaloración de lo canario. Y yo creo que eso está en la visión de la Cultura que estamos intentando trabajar desde el Gobierno”, afirma.

TE RECOMENDAMOS