sociedad

Felipe Ravina, productor y cámara submarino: “La gente no sabe lo que hay a cinco minutos de casa, bajo la superficie”

Felipe Ravina ha creado el documental 'Islas Canarias, refugio de mantelinas'. Un trabajo que muestra la realidad de esta especie que se encuentra en peligro crítico de extinción y que se concentra en grandes grupos en Canarias. Un espectáculo único en el mundo
Felipe Ravina. DA

La mantelina, también conocida como raya mariposa, es una especie marina inofensiva que suele medir casi dos metros y que en Canarias se concentra en grandes grupos en zonas de poca profundidad, en las orillas de las playas. Un espectáculo único en el mundo, la concentración, aquí en Canarias, de una especie que se encuentra en peligro crítico de extinción por la pesca ilegal, por la contaminación y por la acción directa del ser humano. Razones que han hecho que todos los esfuerzos se centren ahora en proteger esta especie para que no desaparezca.

Ahora en Youtube se ha estrenado el documental Islas Canarias, Refugio de mantelinas. Un trabajo, elaborado por Felipe Ravina, productor y cámara submarino, en el que se muestra la realidad de esta especie en el Archipiélago. Un documental cuyo objetivo es informar y concienciar sobre la importancia de cuidar esta especie que se concentra en grupos de hasta 150, en nuestras Islas, en el período que va entre desde el 15 de julio hasta el 15 de octubre.

– ¿Qué son las mantelinas?
“La gente las mal llama mantas, pero es una especie de raya. Suelen medir entre un metro 80 o dos metros y son inofensivas. No tienen ninguna capacidad para hacer daño”

¿Solo se ven en Canarias?
“Hace años la distribución era más amplia y se observaban en otras partes del mundo, pero ahora se ven menos. Lo que ocurre es que en Canarias no tenemos pesca de arrastre y los animales como estos, que viven cerca del fondo, han sobrevivido. Lo mismo ha ocurrido con los angelotes”.

¿Por qué están en peligro de extinción?
“Llevan varias décadas decreciendo y ahora se han empezado a hacer estudios para ver cómo está la población de mantelinas en Canarias. Pero la verdad es que si les pasara algo, no sabríamos determinar qué cantidad de poblaciones quedarían. Canarias es el único lugar en el mundo donde se dan estas concentraciones tan numerosas. Hay que cuidarlas”.

¿Por qué hizo el documental?
“Por darle el valor a las mantelinas. Cuando empecé a grabar hace ya cinco años, la única pregunta que me hacía era cómo era posible que nadie prestara atención a algo como esto, que es tan espectacular y que solo se da en Canarias”.

¿Han llevado a cabo acciones para protegerlas?
“Hemos puesto carteles en la playas donde se suelen concentrar para que la gente no las moleste. Y ahora hemos hecho este documental para poder contar mejor a qué peligros se enfrentan. Son cosas sencillas, que no requieren mucho gasto. Ahora nadie las molestan”.

¿No se les respetaba?
“He visto a gente pisándolas, intentando sacarlas del agua y pescándolas. Solo hay que disfrutar del espectáculo de verlas congregadas”.

-¿Por qué solo se dan estas concentraciones en cuatro de las ocho Islas?
“No se sabe, pero les gusta ponerse en lugares muy resguardados, en aguas tranquilas y poco profundas, cerca de la orilla, donde haya arena para enterrarse. En el Hierro y en La Palma no se han visto concentraciones quizás porque son las islas jóvenes y más escarpadas. En Tenerife se ven en playas artificiales del sur. Hay concentraciones, que se sepa, en Tenerife, Gran Canaria, La Gomera y en Fuerteventura”.

¿Qué debemos hacer si vemos alguna?
“En las playas donde no haya señales, lo mejor es subirnos a algún sitio alto, donde podamos verlas sin molestarlas. Las mantelinas suelen estar en aguas poco profundas y arenosas. Basta que no las veamos y las pisemos para que se asusten y se vayan. A veces los machos intentaban reproducirse y llegaba alguien, no siempre adrede, pero se asustaban y se iban. Tanta molestia al final les puede cambiar los hábitos y comportamientos”.

¿Un mensaje para la gente?
“Durante las últimas décadas en Canarias se ha vivido de espaldas al mar. La gente no sabe lo que tenemos a cinco minutos de casa, bajo la superficie. El objetivo es que la gente vea lo que tenemos, que es único en el mundo y, a veces, por tenerlo tan cerca no le damos la importancia que merece. La gente de otras partes del mundo se muere por verlas. Así que ese es el objetivo. Darle el valor que se merecen e intentar disfrutarlas ocasionándoles el menor impacto posible. Además, hago un llamamiento para que no se pesque en zonas donde se concentran, porque está prohibido capturarlas. Por último, debemos intentar reducir el plástico que consumimos porque la basura de las calles, si no la tiramos en donde debemos, siempre acaba en el mar y también les perjudica”.

TE RECOMENDAMOS