La Palma

La Isla Bonita entra en nivel 3 tras los brotes del ocio nocturno y las fiestas

El Hospital General ha activado el Plan de Contingencia, que permite habilitar nuevas estancias para atender a pacientes COVID, preparándose así para un virtual incremento de la presión asistencial

Una médico del Hospital General de La Palma | EMILIO BARRIONUEVO

Los peores pronósticos se han cumplido. La isla canaria que se había mantenido durante más tiempo con semáforo epidemiológico verde -desde la implantación de este mecanismo-, La Palma, pasó ayer a nivel 3 de alerta sanitaria como consecuencia del aumento de los contagios en las últimas semanas. Y es que, de acuerdo con la información facilitada por la Consejería regional de Sanidad, actualmente son 158 personas las que han contraído la enfermedad en la Isla, de las cuales cinco ocupan camas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital. Es por ello que se ha activado el Plan de Contingencia en el centro hospitalario, a fin de habilitar nuevas dependencias que permitan atender un virtual incremento de la presión asistencial.

Desde el Área de Salud de La Palma, que dirige Kilian Sánchez, se dio a conocer que la puesta en marcha del referido plan conlleva, entre otras acciones, la preparación de cinco camas en la Unidad de Recuperación Postanestésica (URPA) para, en el supuesto de que la UCI alcance el 70% de su capacidad con pacientes COVID, poder derivar casos graves de otras patologías a la URPA. Además, en cuidados intensivos se han ampliado de cinco a siete las estancias destinadas a dar respuesta a los afectados por el coronavirus, con la posibilidad de que dicha cifra se eleve a 10 si fuera preciso.

La gerente del Hospital palmero, Mercedes Coello, quiso pronunciarse ayer en redes sociales acerca de la delicada situación en la que se encuentra la Isla. En este sentido, la facultativa señaló que “no es culpa de nadie y de todos. Nos hemos relajado”, en referencia a que en algunos sectores de la sociedad, con la llegada de la vacunación, se ha bajado la guardia “en las relaciones y en nuestra vida privada”. No obstante, Coello también abogó por que “no filosofemos ni nos pongamos de epidemiólogos todos. No sabemos casi nada aún del virus; muchísimo menos de las nuevas cepas”, como la variante delta (o india), a la que, al ser el 60% más contagiosa que la cepa original, se le atribuye ser la causante de la quinta ola de contagios.

Por otra parte, la socialista apeló a las pautas más básicas de prevención, las cuales continúan siendo, de acuerdo con los expertos, las más efectivas para evitar contraer el virus: “Uso de mascarillas, distancia social, lavado de manos y limitación de nuestros contactos a los estrictos y necesarios”. Y, “sobre todo”, dijo, “¡vacúnense!”. Eso sí, advirtió de que “no es la panacea en absoluto”, ya que entre los que han recibido la pauta completa ha imperado “una sensación de impunidad que ha hecho que nos relajemos”. “Pero cuantos más estemos vacunados, muchísimo mejor. Ánimo a todos y de esta saldremos juntos; entre todos podemos lograrlo”.

Cabe recordar que el calvario de la isla de los ceros (llamada así por haber vivido momentos, en el transcurso de la pandemia, en los que no se tenía constancia de ningún contagio) comenzó hace escasamente dos semanas. Entonces se detectaron cuatro brotes vinculados a un local de ocio nocturno de Los Llanos de Aridane y una celebración privada. A partir de ahí, los indicadores no han dejado de ascender, hasta el punto de que, en las dos revisiones que el Gobierno canario ha efectuado sobre los niveles de alerta epidemiológica, se ha determinado que La Palma debía subir al siguiente escalón, con todas las restricciones que lleva aparejadas.

En la última semana, la cantidad de focos detectados en la Isla se ha elevado a siete. De ellos destacan dos especialmente por el monto total de personas implicadas: uno, vinculado a un gimnasio, que se ha saldado con ocho positivos de COVID-19, y otro, relacionado con un cumpleaños, con 22 contagiados. En cuanto al del establecimiento aridanense ya citado, el balance final arrojó la friolera de 59 implicados, entre asistentes y ramificaciones familiares.

EL PERFIL DE LOS PACIENTES EN UCI: NEGACIONISTAS O SIN LA PAUTA COMPLETA

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, en el marco de su anuncio de todo lo concerniente al Plan de Contingencia del Hospital palmero, aportó algunos datos sobre las cinco personas con edades comprendidas entre los 42 y los 85 años que en la actualidad ocupan camas en la UCI por la COVID-19. Dos de ellas son negacionistas y, por tanto, no se han administrado ninguna dosis de la vacuna; dos sí han recibido un pinchazo, pero en el momento de su contagio no habían completado aún la pauta vacunal. Y otra persona, octogenaria, estaba inmunizada, aunque padece patologías previas que, presumiblemente, han complicado la enfermedad.

RESUMEN DE LAS NUEVAS MEDIDAS DEL NIVEL 3, QUE ENTRARÁN EN VIGOR HOY

El Consejo de Gobierno regional adoptó ayer el acuerdo de que La Palma suba a nivel 3 de alerta epidemiológica, con la previsión de que hoy mismo entren en vigor las restricciones propias de dicha categoría. Una de las más destacadas es la limitación del aforo en terrazas de bares y restaurantes al 75%, con los interiores al 40% y horario de cierre a medianoche. De igual manera, las reuniones sociales podrán ser de un máximo de cuatro personas, salvo convivientes. En cuanto al deporte, al aire libre se permitirán grupos de hasta cuatro participantes, incluyendo el monitor; y en interior, no se superará el 33% de aforo.