afganistán

Los talibán toman el norte y están a 11 km de Kabul: EEUU despliega a más marines para la evacuación

Biden eleva a 5.000 los militares desplegados para gestionar la evacuación en pleno avance insurgente
Afganistán
Afganistán

Los talibán han completado este sábado la conquista de la ciudad de Mazar-e Sharif, capital de la provincia de Balj, lo que supone el dominio completo sobre la zona norte de Afganistán y un golpe clave en sus ambiciones de hacerse con todo el país a costa del Gobierno de Ashraf Ghani.

Mazar-e Sharif, una de las ciudades más pobladas de Afganistán, se había convertido durante estos últimos días en un símbolo de resistencia frente a una insurgencia que, en apenas una semana, se ha hecho con el control de dos terceras partes de las regiones del país. Ghani viajó esta semana hasta la ciudad como muestra de apoyo.

Sin embargo, finalmente también ha caído, como han reconocido este sábado autoridades locales citadas por la agencia de noticias DPA. El portavoz de los talibán, Zabihulá Muyahid, ha reivindicado en Twitter los avances sobre Mazar e Sharif, asegurando que los milicianos ya controlan las sedes de las principales instituciones administrativas y de seguridad.

Biden avisa de una respuesta “contundente” si atacan intereses de EEUU

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha amenazado a los talibán con una respuesta “rápida y contundente” si atacan intereses norteamericanos en su actual campaña militar, en el marco de la cual Washington mantiene abierta una campaña de evacuación de funcionarios en la que participarán 5.000 militares estadounidense, 2.000 más de los autorizados inicialmente por la Casa Blanca.

Biden ha mantenido este sábado una videoconferencia con altos cargos de seguridad para analizar la situación sobre el terreno. Los talibán han logrado tomar en poco más de una semana dos tercios de las capitales de provincia, con conquistas estratégicas como la lograda este sábado en Mazar-e Sharif, y la presión aumenta sobre Kabul.

El mandatario estadounidense, que esta semana dijo no haberse “arrepentido” de sacar a las tropas, ha autorizado ahora que unos 5.000 militares gestionen la salida “ordenada y segura” del personal estadounidense y otros aliados, así como de los afganos que hayan ayudado durante la misión que está a punto de concluir, 20 años después de la invasión. “Estamos trabajando para evacuar a miles que han ayudado a nuestra causa y a sus familias”, ha aseverado en un comunicado.

Estados Unidos, según Biden, seguirá vigilante ante “futuras amenazas terroristas” procedentes de Afganistán, lo que incluye también un aviso claro a los talibán: “Cualquier acción por su parte (…) que ponga en riesgo a nuestro personal o nuestra misión recibirá una respuesta militar rápida y contundente”.

El legado afgano

Biden ha querido exponer también en su nota “cómo hemos llegado hasta aquí”, dejando claro que, pase lo que pase, con él se cierra “la guerra más larga”. En este sentido, ha recordado que ya son cuatro los presidentes que han ocupado el Despacho Oval con la guerra de Afganistán encima de la mesa. “No se lo pasaré a un quinto”, ha apostillado.

El presidente estadounidense cree que, con casi un billón de dólares invertidos en esta guerra, y tras la formación de 300.000 militares y policías afganos, es el momento de salir de Afganistán. En su opinión, “un año más o cinco años más de presencia no marcarían ninguna diferencia si el Ejército afgano no controla su propio país”.

TE RECOMENDAMOS