Cine y series

El juego del calamar estuvo 10 años en un cajón: su creador, sumido en deudas, tuvo que vender hasta el portátil

Contra todo pronóstico, la serie se estrenó en septiembre de 2021 y ha logrado enganchar a millones de espectadores en todo el mundo

Ki Hoon, uno de los protagonistas de la historia. Netflix

El juego del calamar se ha convertido en una de las grandes apuestas de Netflix en 2021 y desde su estreno en septiembre ha arrasado en España, Estados Unidos y, como no podía ser de otra manera, en Corea del Sur. Su creador, Hwang Dong-hyuk, terminó el guion de la serie en 2008, pero tuvo que guardarlo en un cajón durante más de una década.

“Cientos de jugadores con problemas de dinero aceptan una invitación rarísima para competir en juegos infantiles. Dentro les esperan un tentador premio y desafíos letales”. Así resume Netflix la trama de una obra que en sus inicios fue catalogada como extraña, siniestra y llena de violencia, siendo imposible en un primer momento llevarla a la pantalla.

Hwang Dong-hyuk ha confesado en alguna entrevista que por aquel entonces atravesaba una situación económica complicada, con “un montón de deudas” que le hacían estar mal psicológicamente. “Pensé: realmente me gustaría participar en estos juegos”, aseveró en The Times.

En The Wall Street Journal, el director de la serie que ahora está en boca de todos que sus problemas financieros llegaron a tal punto que se vio obligado a vender por unos 580 euros el portátil en el que escribía la trama.

Contra todo pronóstico, la serie se estrenó en septiembre de 2021 y ha logrado enganchar a millones de espectadores en todo el mundo, coronándose como uno de los contenidos más populares de Netflix.