erupción en la palma

Unos 80 terremotos, varios de ellos sentidos por la población, sacuden La Palma durante todo el domingo

Los de mayor magnitud fueron en Mazo, uno de 4,3 de madrugada y otro de 4,0 a media mañana; Fuencaliente, la otra zona con más temblores
Los terremotos son parte del fenómeno eruptivo. Efe

Algo más de 80 terremotos se registraron ayer en la isla de La Palma desde la medianoche, uno de ellos de 4,3 en Mazo, el de mayor magnitud. Según la información del Instituto Geográfico Nacional (IGN), este terremoto de magnitud 4,3 se registró a 35 kilómetros de profundidad a las 3.10 horas de ayer. Solo otro temblor, este de 4.0 acaecido a las 11.06 y también a 35 kilómetros de profundidad bajo Mazo, alcanzó una magnitud similar, pero no fueron los únicos movimientos sísmicos percibidos por la población palmera.

Al igual que Mazo, el otro punto donde hubo mayor actividad sísmica ayer fue Fuencaliente, donde se detectaron terremotos de magnitud de 3,2 y 3,3 durante la madrugada, y de 3,6 y 3,4 pasadas las cinco y media de la tarde. Sin embargo, hay una diferencia sustancial entre la actividad sísmica bajo los dos términos municipales, dado que en el caso de Fuencaliente abundan los seísmos a media profundidad, entre 11 y 12 kilómetros,

Cuestionado a este respecto durante su comparecencia diaria ante la prensa, el director técnico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, hizo hincapié en que dicha sismicidad se sigue manteniendo en la misma zona que en los días anteriores y a profundidades intermedias y profundas, por lo que “no hay excesiva preocupación” en este sentido. Algo similar ocurre con la deformación, que se ha mantenido estable e incluso ha bajado respecto a días anteriores, añadió.

Por su parte, Carmen López, directora del Observatorio Geofísico Nacional, recordó ayer -como informa EFE- que hay un mecanismo exterior que es el que se puede apreciar a simple vista, la expulsión de lava y cenizas, la formación de coladas y la constante transformación del cono, y otro subterráneo en el sistema de diques que conecta al volcán con diferentes reservorios. Y es bajo suelo donde se están produciendo una serie de reajustes del sistema que están provocando esos terremotos sentidos por la población, con magnitudes de hasta 4,6.

Estos reajustes, detalló López, incrementan la sobrepresión en la superficie, provocando pulsos de emisión de magma, y permiten al volcán “seguir funcionando”. “Está todo relacionado. Lo que pasa debajo del volcán y lo que vemos por encima”, ilustró la científica.

La superficie afectada por la lava emitida por el volcán de Cumbre Vieja, a solo dos días de cumplir un mes desde que entró en erupción, alcanzó hasta el pasado viernes las 753,8 hectáreas, lo que supone 4,4 más respecto a la medición anterior.

Según los últimos datos emitidos por el programa satelital Copernicus de la Unión Europea, registrados a las 19.56 horas del viernes, 1.835 construcciones/edificaciones habrían sido destruidas, nueve más.

Los datos anteriores registrados por el satélite Copernicus eran de 736,9 hectáreas afectadas por la lava, 4,4 más que la medición anterior, y 1.826 edificaciones destruidas.

TE RECOMENDAMOS