cultura

Blue Jeans: “La literatura juvenil es la que crea lectores; habría que quitarle todos los prejuicios que la rodean”

El escritor Francisco de Paula Fernández González participa en el VIII Festival Internacional Agatha Christie del Puerto de la Cruz con su novela 'El campamento'
El escritor Francisco de Paula Fernández González, Blue Jeans. / DA

Francisco de Paula Fernández González es Blue Jeans en la literatura juvenil -o literatura a secas- que se escribe hoy en España. El autor andaluz, todo un éxito editorial, participa estos días en el Festival Internacional Agatha Christie, la propuesta literaria que hasta el domingo celebra su octava edición en el Puerto de la Cruz, organizada por el Centro de Iniciativas y Turismo portuense, con el apoyo del Ayuntamiento de la ciudad turística.

-‘El campamento’, su novela más reciente, es un homenaje a Agatha Christie, y usted ha acudido al Puerto de la Cruz, al festival dedicado a la escritora británica, lo que, de algún modo, supone cerrar un círculo. ¿Antes de sentarse a escribir esta obra tenía claro que iba a estar inspirada en ‘Diez negritos’?

“Los cuatro últimos libros que he escrito, desde La chica invisible hasta El campamento, tienen mucho de Agatha Christie. Aunque sean novelas muy de hoy en día, muy actuales, poseen el formato clásico de la novela de misterio. Una muerte al principio, todo el mundo parece sospechoso, hay una resolución sorprendente para el lector… A Agatha Christie siempre la tengo presente. Y cuando me planteé escribir El campamento, el que fueran 10 personajes ya indicaba por dónde iba a transcurrir”.

“Leer mucho ha sido en mi vida fundamental; gracias a fui un buen lector me he convertido en escritor”

-¿Cómo se ha producido en su escritura el paso de la novela romántica a la de misterio?

“Siempre me ha gustado la novela de misterio. Leo a Agatha Christie desde que tenía 12 años y ahora leo a Dolores Redondo, a Javier Castillo, a Eva García Sáenz de Urturi, a John Verdon… Comencé escribiendo novelas con corazones en las portadas, pero el cuerpo me fue pidiendo meterme más en el misterio, introducirlo en mis libros. Hay novelas mías con ese corazoncito, o en las que hablo de otros temas, en las que también está presente el misterio. Cuando acabé mi tercera trilogía (La chica invisible), necesitaba un cambio. Hablé con la editorial y le dije que no me quería alejar de lo juvenil, pero me apetecía escribir una novela cuyo eje fuera una investigación, un misterio, un crimen. Me siento cómodo escribiendo este tipo de libros y también me divierto”.

El escritor participa en el Festival Internacional Agatha Christie, que se celebra hasta el domingo en el Puerto de la Cruz. / DA

-Se dice de los jóvenes -desde hace generaciones- que no leen, que tienen otros intereses. Usted contribuye a refutar esa creencia. ¿Cuál es la clave para acercarlos a la literatura?

“Es cierto que se dice que los jóvenes no leen. También es verdad que nos gustaría que no solo los jóvenes, sino todo el mundo, leyera más. No creo que haya una clave ni que exista ningún truco, ninguna fórmula mágica. En mis libros intento que sean muy actuales, que los personajes sean de verdad, para que cualquier adolescente pueda sentirse identificado con lo que está leyendo. En España hay ahora una muy buena generación de autores de literatura juvenil. Hay una oleada tremenda de escritoras y escritores, muchos de los cuales vienen de Internet, de Wattpad…, donde se han dado a conocer, y entre todos estamos procurando que la gente lea más”.

“Ir a festivales como el del Puerto de la Cruz lo vivo con mucha intensidad; el lector es la parte más importante de esta historia”

-¿No sería mejor hablar de buena o mala literatura, antes que clasificarla por edades?

“Estoy orgulloso de escribir literatura juvenil. Entiendo que las editoriales, como las librerías, tienen que colocarnos en algún sitio, deben clasificar los libros y ponerles etiquetas. Yo he estado muchos años con la de autor de novela juvenil romántica. Y realmente en mis libros había romance, pero tenían mil cosas más. El tema de la buena y la mala literatura depende del lector. De la misma forma en que la edad para leer determinado texto también es relativa. Un mismo libro le puede gustar a una persona de 14 años y a otra de 50. Los libros no tienen edad y tampoco son de chicas o de chicos, como se cree a menudo. Todo eso deberíamos empezar a cambiarlo, para quitarnos prejuicios de encima. Un libro puede ser mejor o peor, al margen de que sea o no sea juvenil. En ocasiones se tiende a menospreciar la literatura juvenil, pero, bueno, la literatura juvenil es la que crea lectores. Los jóvenes que adoptan el hábito de leer seguramente continuarán siendo lectores cuando sean mayores”.

-Al observar su carrera literaria, llama la atención lo mucho que ha publicado. ¿Cómo es el proceso de creación? ¿Cuenta con un método de trabajo, con una rutina, o es todo muy diferente entre un proyecto y otro?

“Poco a poco he adquirido un hábito. Escribo en poco tiempo: voy a novela prácticamente por año. De manera que me considero disciplinado. Cuando dispones de un plazo lejano para entregar tu libro a la editorial, puedes llegar a pensar que comenzarás al día siguiente, y lo mismo al día siguiente… Sin embargo, si tengo un libro entre manos, escribo todos los días varias horas. Antes de la pandemia solía hacerlo fuera de casa, en una cafetería. Ahora me encierro en un despacho y ha cambiado mi rutina. Unos días estás mejor y otros peor, pero es importante tener ese método, de lunes a domingo, hasta que terminas de escribir el libro y llega la fecha de entrega”.

“Tenemos una buena generación de autores de novela juvenil, que en muchos casos surgieron en Internet”

-¿Y cómo se definiría como lector? ¿Qué tipo de literatura le engancha más?

“He sido un lector muy variado y con el tiempo me he ido centrado en la novela negra, la novela de misterio. Pero también intento leer novela juvenil, estar informado de lo que escriben mis compañeros. Si hay una historia que funciona mucho, ver a qué se debe ese éxito, tanto en la literatura juvenil española como en la de fuera. Con los años he ido siendo más selectivo. Ahora estoy en medio de un pequeño parón como lector. Con la pandemia pensé que iba a leer más y ha sido todo lo contrario, pero es una de mis grandes pasiones. Gracias a que fui un buen lector me convertí en escritor. Eso es fundamental”.

-¿De qué manera vive la promoción de sus libros y estos encuentros con el público, como el que propicia el Festival Agatha Christie?

“Con mucha intensidad. Las firmas de libros y los encuentros literarios son muy importantes. Es casi como recoger las notas a final de curso. Creo que los escritores hemos entendido que hay que estar al lado del lector, tanto en redes sociales como de manera presencial. Con las dos firmas de libros que he hecho en el Puerto de la Cruz llevo ya 463 en 10 años de carrera literaria. Es esencial que el lector te vea como una persona normal y corriente, cercana, porque es así. Tenemos la suerte de dedicarnos a lo que más nos gusta, escribir libros, pero el lector es la parte más importante de toda esta historia y hay que estar cerca de él”.

“Escribo de lunes a domingo; unos días estás mejor y otros peor, pero necesito esa disciplina para escribir un libro”

-¿Qué nuevos caminos literarios quisiera recorrer en el futuro? ¿Tiene ya algún nuevo proyecto en mente?

“Sí, esto es un no parar. Tengo que hacer una nueva entrega en enero. Voy bastante retrasado, porque se me han ido juntando firmas y viajes. No ha habido esos meses de tranquilidad que otras veces he tenido en esta época del año. Con la COVID han ido cambiando las fechas de los actos literarios y eso me ha cortado un poco el ritmo. Pero sí, en enero espero publicar una nueva novela. No puedo avanzar más, pero seguirá el mismo camino que he recorrido en los últimos libros. Estoy muy emocionado con esta historia y ojalá les guste a los lectores”.

TE PUEDE INTERESAR