la palma

La fotografía altruista de ‘I love the world’ que mantiene informados a los evacuados en La Palma

"No podíamos mostrarnos ajenos a la desgracia", cuenta Escalero, uno de los fotógrafos de la empresa tinerfeña que capta imágenes en 360º para mostrar a los vecinos si la lava ha dañado sus viviendas o negocios
Uno de los cementerios evacuados en La Palma a causa de la erupción. I love the world
Uno de los cementerios evacuados en La Palma a causa de la erupción. I love the world

Llegaron a La Palma para cubrir la erupción como fotógrafos especializados en documentar la naturaleza pero han terminado compaginando su trabajo -reconocido mundialmente por su calidad- con una enorme labor social al pueblo afectado por el volcán. El equipo de I love the world, integrado por el tinerfeño Alfonso Escalero y otros dos profesionales, se hacen cargo desde hace semanas de mostrar a los damnificados cuál es la situación de sus viviendas: “Los vecinos nos dan las coordenadas y nosotros pasamos por allí con nuestros drones para después, a la noche, publicar de forma altruista las imágenes en nuestro Facebook”, cuenta a DIARIO DE AVISOS Escalero.

Tras pasar por Andalucía, Filipinas o México para realizar trabajos relacionados con la naturaleza, la entrada en erupción del volcán de La Palma el pasado 19 de septiembre se presentaba como “una oportunidad única en nuestro campo” para el equipo de la empresa canaria I love the world. Por eso, en cuanto conocieron la noticia se desplazaron a La Palma con la idea de encontrarse con la “grandeza” del volcán -algo que definitivamente vieron- pero lo que les sorprendió fue presenciar “una desgracia, una gran devastación”.

Nada más llegar a la Isla, el volcán dejó de tener “el cien por cien de la importancia” y los documentalistas se vieron soltando sus drones y corriendo para ayudar a personas a sacar enseres de las viviendas de las que estaban siendo evacuadas. La realidad del volcán se volvió entonces más amplia, ya no era solo la naturaleza, y “había que reflejarla en su totalidad”. Por ello, una de las primeras fotografías de Escalero en la isla bonita fue La casa de la esperanza, en la que se mostraba cómo una vivienda se mantenía en pie en medio de dos coladas de lava. La imagen dio la vuelta al mundo y fue publicada por los periódicos The Washington Post y The New York Times.

UN SERVICIO A LA SOCIEDAD PALMERA

La casa de la esperanza sacó a la luz una problemática que están sufriendo los palmeros que tienen viviendas en las zonas evacuadas, ya que disponen de escasa información sobre el estado de sus propiedades: “Es cierto que está el satélite Copernicus, pero hay quienes no saben acceder o no entienden sus imágenes, hablamos en muchos casos de personas mayores que se han visto afectadas por el volcán. Hay una gran ansiedad debido a la falta de información y estas personas necesitan saber si sus propiedades están ahí o no para empezar su nueva vida”, explica Escalero.

Así, muchos afectados comenzaron a escribir a I love the world para preguntarles si podían ofrecerles imágenes de sus viviendas a vista de dron. El equipo de fotógrafos accedió a esta petición y cada noche, tras una larga jornada de trabajo a los pies del volcán, suben a su cuenta de Facebook las imágenes en 360º de las localizaciones solicitadas. Una labor que hacen de forma totalmente altruista.

“Nosotros teníamos una deuda con los palmeros, porque de alguna forma, cubrir el volcán nos ha dado una campaña de promoción brutal en todo el mundo. No podíamos presenciar esto y mostrarnos ajenos a la desgracia que están viviendo”, relata el fotógrafo tinerfeño.

Así, todas las noches y con el título “Petición vecinal”, en el Facebook de I love the world muestran cómo van avanzando las coladas sobre las zonas por las que los evacuados han preguntado. Además de esto, llama la atención las imágenes en 360º de los cementerios a los que no se puede acceder, que fueron muy aplaudidas en redes por quienes tienen a sus familiares allí y el pasado uno de noviembre no pudieron acudir a visitarlos.

Sin embargo, Escalero advierte del desgaste que supone cubrir día tras día la evolución de las coladas para dar a los afectados imágenes actualizadas, una “acción social que deberían comenzar a asumir las instituciones. Nosotros les hemos dado la pista de que esto es necesario y ellos podrían ahora buscar a una empresa que cumpla con este servicio”.

Y es que realizar imágenes en 360º tiene un elevado coste ya que supone someter a los equipos profesionales de fotografía a la ceniza. Además, a esto hay que sumar el tiempo invertido en localizar las viviendas a través de coordenadas y, luego, lo que se tarda en volcar cada noche todo el material en las redes sociales para que quede a disposición de los vecinos.

LA OTRA CARA DE LA MONEDA

Como documentalistas de la naturaleza, los profesionales de I love the world reconocen estar “extasiados” ante el volcán: “Hay que ver las dos caras de la moneda. Las imágenes de la erupción son espectaculares, cada día el paisaje cambia y encima presenciamos la creación de una nueva tierra. Desde el punto de vista gráfico es maravilloso, pero desde el punto de vista humano es desolador”, asegura Escalero.

La belleza del volcán, sin embargo, no les distrae del dolor con el que conviven día a día cuando saben lo que conlleva para muchas personas ver “solamente el cachito de una chimenea asomando entre la ceniza”. Al final, la tragedia que ha traído la erupción es algo que, como paisajistas, reconocen “no saber afrontar”.

TE PUEDE INTERESAR