la palma

La tormenta eléctrica alimentó la pesadilla nocturna del rugido eruptivo y los terremotos

La madrugada del pasado jueves al día de ayer supuso una tortura para muchos palmeros
Así queda la ceniza mojada. DA
Así queda la ceniza mojada. DA

Aunque no consta que los incidentes provocados por las fuertes precipitaciones que cayeron ayer sobre La Palma tuvieran especial gravedad, la madrugada del pasado jueves al día de ayer supuso una tortura para muchos palmeros. Por si fuera poco soportar el rugido constante de la erupción o los sobresaltos propios de la actividad sísmica asociada, la tormenta eléctrica que sirvió de avanzadilla a estas lluvias se sumó esa noche con los estampidos de los truenos y las refulgencias inherentes a los rayos para configurar un cuadro de pesadilla absoluta.

Al menos, las insistentes recomendaciones de las autoridades para que la ciudadanía evitase riesgos innecesarios en vaguadas, pendientes y barrancos parecen haber surtido efecto y los incidentes registrados por el Cecoes 1-1-2 versan sobre reboses en el alcantarillado, cortes del suministro eléctrico y similares. Como se temía, las zonas más afectadas fueron los municipios de Los Llanos de Aridane, Tazacorte, Tijarafe o El Paso.

Un dato aparentemente nimio, pero no lo es. La lluvia ha mojado la ceniza que el volcán lleva depositando sobre la Isla desde hace dos meses, creando una pasta (ver foto) aún más asquerosa al tacto y complicada de retirar.

TE RECOMENDAMOS