SANTA CRUZ

Los vecinos de La Ermita, en Santa Cruz, desoyen la orden de desalojo municipal

Los afectados dicen no ver “peligro” y han firmado un documento asumiendo la responsabilidad de quedarse en sus casas, al menos hasta que encuentren una alternativa adecuada

La calle se ha señalizado para restringir el paso de peatones y vehículos. DA

Los vecinos de las viviendas 9, 11 y 13 del Camino de La Ermita, en el barrio de La Salud, en Santa Cruz, han asegurado a DIARIO DE AVISOS que se encuentran “tranquilos” y que, por el momento, no van a dejar sus casas, a pesar de que el pasado jueves recibieron una orden de desalojo, por parte del Ayuntamiento, ante el inminente peligro de desprendimientos en el talud que se encuentra sobre sus viviendas, una orden de la que ayer se dio cuenta al juzgado.

“Se trata de una situación de emergencia y seríamos los primeros en salir de las casas si viésemos que corremos peligro, porque tenemos niños y personas mayores a nuestro cargo, pero la verdad es que no hemos visto caer nada”, cuentan los propios vecinos.

El Ayuntamiento señala que, desde el mismo jueves, momento en el que se les notificó la orden de desalojo, se puso a su disposición un hotel y varios pisos que el Instituto Municipal de Atención Social (IMAS) tenía libres. Ayuda que rechazaron tras alegar que estas instalaciones no reunían las condiciones necesarias para ellos. Además, firmaron un documento, de forma voluntaria, en el que se negaban a abandonar las viviendas.
Fuentes municipales señalan a DIARIO DE AVISOS que será la Sociedad Municipal de Viviendas la que dará la solución habitacional a estas familias, que buscará con ellos un piso, y que será el propio Ayuntamiento el que se hará cargo del alquiler durante el tiempo que duren los trabajos para asegurar la zona.

“No sabemos el plazo que tenemos para irnos. Primero nos dijeron que teníamos que irnos enseguida, pero después nos confirmaron que, por el momento, y hasta que empiecen las obras y encontremos un piso, podíamos quedarnos”, explican los afectados, que ahora están a expensas de que el juzgado ejecute el desalojo.

Desde el PSOE, que visitó la zona el pasado lunes, se critica con dureza la actitud del Ayuntamiento con unos vecinos a los que, “según nos dijeron, no les han dado el informe técnico en el que se refleja el riesgo real”, denunció la exalcaldesa Patricia Hernández, quien fue más allá, al asegurar que “no solo no les hablan claro, si no que les traen un papel para quitarse responsabilidad penal”.

ACCIONES DEL AYUNTAMIENTO

El lunes, la Junta de Gobierno aprobó la situación de emergencia y ayer notificó en el juzgado la orden de desalojo para que se haga efectiva lo antes posible. Y es que, según el informe de los técnicos municipales, el peligro es inminente, ya que en el talud existen algunos bloques de medio tamaño que están desprendidos y sujetos solo por la malla existente; algunos tramos de basalto están fisurados y con riesgo de desprendimientos, y hay tramos de malla y pantallas que se encuentran en mal estado y con restos provenientes del propio talud.

Las tareas de rehabilitación tienen previsto comenzar esta semana o la siguiente. Estas tienen un valor de algo más de 800.000 euros, y podrían durar entre cuatro y seis meses.