justicia y tribunales

Niegan la nacionalidad a una abogada por falta de arraigo: “Es más canaria que el gofio”

La letrada ha dado a conocer su caso con ese mensaje en Twitter, al que adjunta una foto con los argumentos que la Abogacía del Estado aduce ante la Audiencia Nacional para oponerse al recurso con el que ella impugna que se le deniegue el pasaporte español
Pasaporte español. Imagen de recurso

El Gobierno ha denegado la nacionalidad española “por falta de arraigo” a una abogada de origen saharaui criada, educada y formada profesionalmente en España desde los ocho años, Loueila Mint El Mamy, que ejerce como letrada en los tribunales de Canarias desde el inicio de su carrera.

“Que dice la abogacía del Estado que no me conceden la nacionalidad española porque no estoy suficientemente integrada en la sociedad española. ¿Encabezar mi demanda como letrada no es suficiente integración? 21 años en España, pagando impuestos, siendo abogada, y sigo luchando”, ha escrito Mint El Mamy, en Twitter.

La letrada ha dado a conocer su caso con ese mensaje en la red social, al que adjunta una foto con los argumentos que la Abogacía del Estado aduce ante la Audiencia Nacional para oponerse al recurso con el que ella impugna que se le deniegue el pasaporte español.

La noticia ha causado estupor tanto entre los colegas de profesión de Mint El Mamy en Canarias, como en varias administraciones.

“Si Loueila es más canaria que el gofio”, ha asegurado a Efe una directora general del Gobierno de Canarias, que ha tratado varias veces con ella, por la rama a la que se dedica preferentemente esta letrada: la asistencia jurídica a los inmigrantes.

La sorpresa con que ha sido recibida no responde tanto al signo de la decisión, como a los argumentos que expone la Abogacía del Estado para defenderla ante la Audiencia Nacional.

Sostienen los letrados del Estado que la abogada canaria no ha acreditado “suficiente grado de integración en la sociedad española”, lo que, detallan, significa “participar activamente en la sociedad española desarrollando una actividad social de convivencia”. Y añaden: “Tampoco acredita observar una buena conducta cívica, que no les lo mismo que, negativamente, la ausencia de mala conducta cívica”.

Loueila Mint El Mamy reside desde hace 21 años en España, desde que tenía ocho. Ha cursado todos sus estudios en el país y se graduó en Derecho en la Universidad de La Laguna, donde obtuvo el máster de acceso a la Abogacía.

TE RECOMENDAMOS