naufragio del villa pitanxo

A la espera de una llamada en el bar familiar de Manuel, el canario desaparecido en el naufragio de Terranova

Detrás de la barra, una empleada se afana en subir el volumen, mientras los clientes clavan su mirada en la pantalla y la pesadumbre invade el ambiente
El pesquero Villa de Pitanxo (Galicia). | El Español
El pesquero Villa de Pitanxo (Galicia). | El Español

La televisión relata lo que se sabe hasta ahora del biólogo grancanario Manuel Navarro, desaparecido en el naufragio del buque gallego Villa Pitanxo en Terranova (Canadá) y se hace el silencio en el bar de su familia, en el barrio Lomo Apolinario de Las Palmas de Gran Canaria.

Detrás de la barra, una empleada del Bar Rodríguez se afana en subir el volumen, mientras los clientes clavan su mirada en la pantalla y la pesadumbre invade el ambiente.

Poco o nada se sabe de los tripulantes desaparecidos del naufragio del barco con base en Marín (Pontevedra), en el que Manuel iba a bordo, mientras su familia “sigue esperando una llamada”.

Los clientes de este pequeño establecimiento coinciden en que Manuel es una gran persona, trabajador y llevaba tiempo embarcado, y siempre que estaba en la isla, echaba una mano a su familia en el bar.

Antonio García es vecino, “zaguán con zaguán”, de la familia y a Manuel, “lo hemos visto crecer”, asegura.

Conoce los detalles por los medios de comunicación y solo espera que pronto se sepa algo más, porque “debe ser muy duro para la familia”.

A los padres y a Manuel “los conozco de toda la vida”, pero desde la noticia del naufragio aún no les ha visto.

“Parece que ya venían para acá dentro de poco”, lamenta, es “una pena esto que está ocurriendo”.

Ahora “solo toca esperar a ver”, aunque tal y como describen el lugar, “no pinta bien”, expresa, con la tímida esperanza de que haya buenas noticias.

“Es un buen chico y nos llevamos bien como vecinos”, afirma.

Otros clientes evitan hablar, “por respeto a la familia”, a la que prevén “destrozada”.

Con la voz cortada y los ojos humedecidos, miran atentos a la pantalla de la televisión, que lleva encendida las últimas horas, pendientes de las noticias de Manuel.

“Cuando me enteré, se me pusieron los pelos de punta”, expresa uno de ellos, vecino del barrio.

El Villa de Pitanxo llevaba 24 tripulantes a bordo, de ellos, 16 tienen nacionalidad española, cinco son peruanos y tres ghaneses, de acuerdo a los datos oficiales.

Han sido rescatados tres supervivientes, en un operativo en el que participan los buques canadienses Cygnus y Nexus y los pesqueros Rio Caxil (español) y Franca da Morte (portugués), señala esta entidad dependiente del Ministerio de Fomento en la misma red social, además de los pesqueros portugueses Lutador, Pascoal Atlántico y Novo Virgem da Barca, así como el español Playa Menduiña 2 y se está movilizado un avión canadiense.

TE RECOMENDAMOS