santa cruz

Presentan un nuevo cetro para la Reina del Carnaval, que sustituirá al anterior de los años 60

Se trata de una creación exclusiva para las carnestolendas elaborada por el joyero Juan Gil, el luthier David Sánchez y el tornero de madera Rubén Expósito

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, a través del Organismo Autónomo de Fiestas y Actividades Recreativas (OAFAR), ha presentado este miércoles el nuevo cetro de la reina del Carnaval. Una creación exclusiva para las carnestolendas santacruceras que sustituirá al actual, que data de la segunda mitad de la década de los sesenta del pasado siglo.

La nueva pieza elaborada por el joyero Juan Gil, el luthier David Sánchez y el tornero de madera Rubén Expósito, está compuesta por diferentes piedras que han formado parte de los trajes de las reinas del Carnaval entre 1979 y 2020.

El acto estuvo presidido por el alcalde de la ciudad, José Manuel Bermúdez, quien estuvo acompañado por el concejal de Fiestas, Alfonso Cabello; el director del Carnaval, Enrique Camacho; y del artesano Juan Gil y su equipo.

En su intervención, el alcalde recordó que “esta noche tendría lugar la Gala de la Reina si hubiéramos respetado las fechas tradicionales de nuestro Carnaval antes de que apareciera ómicron y para sustituirlo, de manera modesta, lo que hemos hecho es presentarles un nuevo centro. El Carnaval es nuestra señal de identidad, es un sentimiento que está muy metido en el corazón de nuestra gente. Para mí, de las cosas más bonitas que pueden haber como chicharrero es hacer entrega del cetro a la reinal del Carnaval”.

“Ligado al Carnaval va unido el mayor movimiento asociativo que tiene esta ciudad, casi 10.000 personas, que necesitan sus actuaciones por lo que es clave que puedan tener un objetivo como son los ensayos y los concursos”, añadió Bermúdez.

El concejal de Fiestas, Alfonso Cabello, afirmó que “se trata de todo un privilegio poder contar con un elemento artesano exclusivo que será entregado por primera vez en la Gala de Elección que se celebrará este mes de junio”. Según el responsable del OAFAR, “el centro representa a la perfección la idiosincrasia y el sentimiento de la fiesta santacrucera”; recordando que “estamos ante un hito histórico, ya que, tras más de medio siglo, contaremos con un cetro que resume a la perfección nuestro potencial y nuestra carta de presentación al mundo”.

Por su parte, el director del Carnaval, Enrique Camacho, quiso agradecer al alcalde y al concejal la confianza desde que les presentaron el proyecto “en un viejo anhelo de este equipo artístico desde hace mucho tiempo de dignificar el rol de las reinas del Carnaval. No solo porque representan la idiosincrasia de un pueblo, sino porque también son nuestras representantes durante un año y luego de por vida”.

Juan Gil, creador del nuevo bastón de mando carnavalero, reconoce que “desde el primer momento esta pieza ha supuesto un verdadero reto, en la que he intentado plasmar la herencia festiva santacrucera, conjugando el brillo y la ilusión que derrocha esta celebración”. También se refirió al “trabajo multidisciplinar con los artesanos David Sánchez y Rubén Expósito, fundamental para haber hecho posible la creación de esta pieza única”. 

El cetro presenta una longitud de 42,3 cm y está formada en su parte superior por un elemento que recuerda a las añepas, símbolo que representa el poder del Mencey. Este elemento está compuesto por 7 piezas con 6 soldaduras realizadas en plata de ley con láminas entre 0’7 y 1,2 mm de grosor.

El cuerpo central se trata de una fusión en frío mediante colada de resina epóxica de alta densidad en soporte de ébano makasar africano que aglutina las piedras de los diferentes reinados carnavaleros.

La parte inferior del mismo o cierre, está formado por 5 piezas unidas por 4 soldaduras, también en plata de ley con láminas de 0,6 y 1,2 mm que muestran un diseño inspirado en la argolla tradicional canaria. Tanto esta sección como el cuerpo central, muestran un torneado al eje y otro excéntrico que le permite conseguir una transición de sección circular a ovalada.

Los trajes reales que han aportado un elemento de su pedrería a este nuevo cetro han sido: “Sueño de mandarina” (1979) de Justo Gutiérrez y Leo Martínez; “París frívolo” (1983) de Miguel Ángel Castilla; “Tajaraste” (1987), “Cleopatra, reina del Nilo” (1988), “Miss Dior” (2007), “Embrujada” (2009), “En el país de las Maravillas” (2010), “Cien años de historia” (2011) de Leo Martínez; “Pim, pam, pum… fuego” (1993), “Diva” (1994) y “Palabras Mágicas” (1995) de M&M; “Láquesis” (2003), “La edad de Oro” (2008), “Imperio” (2012), “Volare” (2013) de Santi Castro; “Poderosa amazona” (2014) y “Arena blanca del desierto” (2016) de Daniel Pages; “Áurea” (2015), “Madame Soleil” (2017) y “Renacida” (2018) de Jorge González; “La Nuit” (2019) y “Sentir” (2020) de Sedomir.

TE RECOMENDAMOS