los silos

Macarena Fuentes, alcaldesa de Los Silos: “Me parece una falta de respeto que digan que el municipio es el ‘váter’ de la Isla baja”

La alcaldesa de Los Silos tiene muchos frentes abiertos en su Gobierno porque ha recibido una herencia bastante complicada
Macarena Fuentes, alcaldesa de Los Silos. | Sergio Méndez

La alcaldesa de Los Silos tiene muchos frentes abiertos en su Gobierno porque ha recibido una herencia bastante complicada. Sin embargo, cree que no puede estar por las esquinas lamentándose sino intentar buscar soluciones que, no oculta, están siendo duras y por las que se ha llevado muchos palos. “Llevamos dos años y medio pero no podemos arreglar de golpe y porrazo todo lo que nos ha venido encima de mandatos anteriores”, sostiene Macarena Fuentes (CC).

-El gran problema del Ayuntamiento en la última década ha sido el mal estado de las arcas municipales ¿Cómo se encuentran actualmente?

“Es un tema preocupante porque las cogimos en una situación bastante complicada aunque se ha dicho lo contrario. Cuando tienes dinero puede ser de subvenciones que hay que justificar y ese dinero ya no es para gastarlo en el Ayuntamiento sino que va destinado a ciertas obras, por eso la portavoz del PSOE dijo que el anterior gobierno había dejado un superávit. Lo cierto es que nos encontramos con un Plan de Ajuste que cumplir desde 2012, sin remanente ni superávit y somos de los pocos ayuntamientos que no lo tenemos y eso ha supuesto una situación complicada para el municipio. Hemos mejorado parámetros porque hemos sacrificado áreas para poder hacer reconocimientos extrajudiciales de crédito. Fuimos capaces en 2019 de aprobar un presupuesto que después nos impugnó la plantilla del Ayuntamiento y estamos en una situación complicada a nivel económico para poder aprobar unas cuentas. Encontramos muchas deudas que se nos querían cerrar por deudas a proveedores, conseguimos pagar a muchos pero la deuda sigue estando y hay que afrontarla”.

-¿Hay riesgo de un nuevo plan de ajuste?

“Puede haberlo por la situación que atravesamos, pero vamos a intentar que si hay que hacer uno nuevo, no hipotecarnos otra vez con un crédito a largo plazo y condenar al municipio. Ese crédito que tenemos hasta 2032 nos limita y por eso el plan de ajuste que tenemos. Por eso no creo que la solución más idónea sea volver a pedir un crédito para solventar otro plan y por eso vamos a sacrificar lo que haga falta”.

-¿Tiene ayuda de las administraciones superiores para poder sacar adelante los proyectos?

“Vamos solventando con las subvenciones que nos van dando el Cabildo de Tenerife y el Gobierno de Canarias, aunque esta última administración es más lejana. Si a la situación económica le sumamos la pandemia, el reto de salir adelante se nos ha puesto difícil para poder cumplir los proyectos que llevamos en el programa electoral de 2019, porque nos tuvimos que centrar en los servicios sociales y en ayudar a los ciudadanos, ya que la lista de personas vulnerables y que se quedaron sin trabajo subió mucho”.

-¿Y para salvar la piscina municipal?

“No, tengo que ser sincera y decir que no hemos tenido apoyo suficiente del Gobierno de Canarias. El Cabildo lo ha hecho con una moción institucional pero entiendo que también tenemos que ponernos a trabajar todos juntos, incluido el Gobierno de España. Creo que con todo lo que hemos hecho, alegaciones jurídicas, técnicas, económicas, implicaciones de ayuntamientos de la comarca, en el Congreso de los Diputados, me da que pensar que no se ha solventado porque es un tema político. Estoy viendo que pasan los meses, que ha llegado febrero de 2022, en mayo estaremos a un paso de elecciones y no quiero pensar que se esté retrasando por eso y que siguen dando largas esperando a 2023, a ver si el PSOE gana las elecciones municipales y se apunta el tanto de ser el salvador de la piscina cuando fue quien la perdió. Todos los indicios apuntan a eso y a crucificar a nuestra gente a no poder abrirlas y dar un servicio a determinados colectivos, visitantes y turistas. Creo que es una falta de respeto no solo hacia el municipio sino hacia toda la comarca”.

-¿Espera que se haga realidad una salida a la TF-5?

“Sí, espero que sea una realidad y que no nos dejen para el final a los ciudadanos de la Isla Baja, que queremos igualdad de oportunidades. He reclamado y sigo reclamando que las administraciones superiores tienen que invertir más en la Isla Baja, tanto por este gobierno como por los anteriores. Tienen que tener una visión más de futuro con una comarca que puede ofrecer mucho al turismo”.

-¿Considera fundamental que se mejore el enlace de Las Cruces?

“Tanto la carretera de Tierra del Trigo como la de Las Cruces beneficia a tres municipios de la comarca. Tanto el Cabildo como el Gobierno tienen que apostar por el proyecto de mejorar la seguridad en esta última. Los cuatro alcaldes de la comarca tenemos que reivindicar que este proyecto sea una realidad porque tenemos que velar por la seguridad de los usuarios que utilizan esta vía”.

-¿La depuración en la Isla Baja se ha politizado?

“Lo que yo viví en el último pleno no había pasado nunca. Por un lado, una pequeña parte de la población que siempre se ha manifestado a través de una plataforma democrática y legítima, y por otro lado, una campaña electoral, que ví al salir del Ayuntamiento tras finalizar la sesión. Yo no sé si el PSOE está aprovechando la coyuntura en la que una plataforma se manifiesta para hacer campaña, porque tampoco entiendo el ruego de su portavoz, que hizo un mitin político en toda regla y luego nos pidió la dimisión. Yo no sé cómo se atreve a hacerlo cuando en realidad la propuesta de trasvase de aguas residuales desde Garachico se firmó en 2017 por tres alcaldes del PSOE y uno de CC, el de este último municipio, y nos enteramos una vez que se había hecho. ‘¿Cómo tiene la osadía de pedirme que dimita sabiendo que si ella hubiese estado en la Alcaldía tendría que haber firmado igual porque no hay otra solución?’ Puedo responder por esos dos años de gestión en los que quizás se tuvieron que buscar estudios de viabilidad del sistema de depuración, pero también quiero recordar que ha venido una pandemia y que en ese tiempo hemos estado volcados en resolver otros problemas. Además, el anterior gobierno tampoco hizo nada pese a que su partido gobernaba en el Cabildo y gestionaba el área de Aguas y el Consejo Insular de Aguas. Para pequeños núcleos, la depuración natural es una realidad, lo tenemos en Masca, en Bolico, por citar dos ejemplos. Y hemos exigido que sean implantadas en Tierra del Trigo y Erjos y lo seguiremos defendiendo. Respecto a El Polvillo, no soy técnica ni ingeniera, por eso estamos preparando unos estudios de viabilidad que determinen qué sistema es necesario para ese lugar acorde al número de población”.

-¿Le molesta que digan que Los Silos es el váter de la Isla Baja?

“Me parece una falta de respeto hacia el municipio y hacia todos los silenses. Es llegar demasiado lejos”.

-¿Funciona el Consorcio Isla Baja?

“Pese a ser de diferentes siglas políticas somos un equipo que se sienta a buscar beneficios para la comarca. La prueba es que estamos licitando los pliegos para mancomunar el servicio de recogida de residuos, que nos va a salir mucho más económico y la prestación para los ciudadanos será mejor. Por eso es importante que esta entidad supramunicipal no se deje morir en el futuro y se siga avanzando en aunar esfuerzos, porque se pueden conseguir muchas cosas”.

-¿Y el pacto de gobierno con el PP?

“Tenemos nuestros altibajos, como es lógico. Quien diga que no los tiene gobernando en pacto, miente. Pero ambos partidos hemos sido conscientes y responsables de lo que hemos firmado al inicio del mandato y primero está la estabilidad del municipio antes que nuestras siglas políticas y así lo estamos cumpliendo. A día de hoy nadie apostaba por este acuerdo y ya llevamos más de dos años. Y espero llegar a buen puerto hasta 2023”.

TE RECOMENDAMOS