primera iberdrola femenina

María José Pérez: “Si me respetan las lesiones y sigo con el nivel actual, hay María José para rato”

El mayor talento del fútbol femenino de Canarias, María José Pérez, volvió a deleitar el pasado fin de semana firmando un doblete ante la SD Éibar
La delantera tinerfeña, María José Pérez, en acción ante la SD Éibar. / Sergio Méndez

El mayor talento del fútbol femenino de Canarias, María José Pérez, volvió a deleitar el pasado fin de semana firmando un doblete ante la SD Éibar, en un partido que se había puesto muy complicado a la UDG Tenerife Egatesa y que resolvió la carismática jugadora volteando el marcador hasta el 3-2 final. La tinerfeña lleva el fútbol en los genes. Su padre, el extremo Cristo, llegó a jugar en el Real Betis, y es prima de Ayoze Pérez, exjugador del CD Tenerife y que actualmente milita en el Leicester City de la Premier League inglesa. La futbolista de Añaza, a sus 38 años, es todo un referente para las niñas que desean ser futbolistas por su trayectoria deportiva y por ser un ejemplo de esfuerzo y dedicación para las nuevas generaciones. Tal es la dimensión de la jugadora que el campo municipal de Añaza lleva su nombre. Lástima que la explosión mediática que ha experimentado el fútbol femenino en los últimos años no haya cogido de lleno a una futbolista que vivió los sinsabores de este deporte, cargando los bártulos a la península para jugar al fútbol por una cantidad irrisoria de dinero, y sin ningún tipo de reconocimiento, porque en Canarias el fútbol femenino era una utopía. María José, que ha militado en muchos clubes, recoge tarde, pero recoge, los frutos en su actual club, la UDG Tenerife Egatesa que en los seis años que lleva en la élite se ha convertido en uno de los mejores equipos del país. DIARIO DE AVISOS pulsó la actualidad del representativo canario con la futbolista de Añaza, que a falta de tres jornadas se está jugando la posibilidad de disputar por primera vez en su historia competición europea si acaba entre los tres primeros clasificados de la Primera Iberdrola.

-Después del partidazo que hizo el pasado domingo ante el Éibar habrá vivido un postpartido de lo más féliz con todo tipo de felicitaciones y halagos por parte de familiares, compañeras, amigos…

“Más que nada de satisfacción de poder ayudar al equipo y que la afición saliera contenta de La Palmera. Por descontado que me llegaron comentarios y felicitaciones de mi familia que se alegraron no solo por mí, sino también por el equipo. Pero para mi lo más importante es disfrutar del fútbol y no de los halagos”.

-El abrazo y el beso con el entrenador Francis Díaz cuando fue sustituida refleja el buen rollo que hay entre plantilla y cuerpo técnico.

“Está claro que somos una piña y eso se refleja dentro y fuera del campo. Mucha culpa de ello la tiene el cuerpo técnico, que se unen a la locura de nuestro vestuario, lo que conlleva creer en todos y disfrutar juntos”.

-El equipo demostró ante el Éibar su fortaleza mental para no bajar los brazos y remontar un partido que se había puesto cuesta arriba con el 1-2 avanzada la segunda parte, y después de haber errado una pena máxima.

“No es la primera vez que el equipo remonta un resultado adverso. Cuanto más difícil lo ponen los rivales, nosotras damos un paso adelante porque este equipo no se rinde nunca”.

-A nivel personal, -¿el partido ante el cuadro armero fue el mejor en lo que lleva de temporada?

“A mi entender no fue uno de mis mejores partidos. Hubo otros, que sin marcar goles, fueron más completos. De todos modos, no me puedo quejar por mi rendimiento en el choque contra el Éibar porque los puntos se quedaron en casa”.

-Se acordó de alguien en especial tras su gran actuación?

“Mi madre siempre está presente, y es la que me ilumina cada día”.

-Para los que no tuvieron la suerte de ver el partido puede relatar como fueron esos dos goles.

“Para mi, el primero fue mucho mejor, pero fueron dos grandes goles. En el primero, Patrí Gavira cortó una contra muy peligrosa del rival, y me pasó el balón a la altura de los tres cuartos de campo, me giré sobre la rival, la driblé y me fui de dos contrarias más en carrera con dos fintas, me escoré hacia el medio del área, hice un amago, levanté la cabeza para ver donde estaba la guardameta, y se la crucé a contrapié. El segundo gol fue tras un saque de esquina en corto, me cedieron el balón, y yo la puse al segundo palo, entrando la pelota por la escuadra. La alegría fue inmensa porque supuso el gol del triunfo cuando restaban pocos minutos para el final”.

-¿Con el talento que lleva en sus botas se nace o se hace?

“ Ambas cosas. Con el trabajo diario te haces mejor futbolista, pero también es verdad que desde pequeña solo quería jugar a la pelota, y ya se veía que llevaba el fútbol en las venas”.

-El objetivo de la Champions está muy cerca, pero quedan tres partidos muy complicados: Athletic Club fuera, Real Sociedad en casa y Levante lejos de la isla. Partido a partido, con los pies en el suelo y sin mirar mucho más allá.

“Nunca pensamos que íbamos a estar donde estamos, porque fuimos partido a partido. Somos conscientes que ahora nos encontramos en una situación inmejorable para competir por la Champions en los próximos tres partidos, aunque no vamos a cambiar nada. Solo pensamos en el próximo partido ante el Athletic Club”.

-¿Jugar en Europa con el equipo de su vida sería la guinda a su carrera como futbolista?

“Sería la guinda a mi carrera con 38 años”.

-¿Cuanto le queda a María José en esto del fútbol?

“Esa es la pregunta del millón, porque siempre me la preguntan y siempre digo lo mismo: no lo sé. Si me respetan las lesiones, y sigo con el nivel actual, hay María José para rato”.

-Una vez que se retire le gustaría seguir vinculada a la UDG Tenerife o tiene ideado un futuro lejos del fútbol?

“Me encantaría seguir vinculada en el club, ya que adoro el fútbol. En caso contrario, tengo muy claro que seguiré ligada, de una manera o de otra, con el deporte”.

-Le queda pena que no haya cogido el boom del fútbol femenino un poco antes, porqué hay mucha diferencia de aquel fútbol con el de ahora a todos los niveles.

“Ojalá tuviera cinco años menos con lo que hay ahora mismo, porque así disfrutaría más y podría tener algo después de mi carrera deportiva. Ya se verá lo que pasa en un futuro, pero si es verdad que no tendré ahorros para poder montar un negocio o disponer de un dinero para vivir después del fútbol”.

-Las puertas de la selección se cerraron hace algunos años para María José, pero entiende que un equipo que cada año se codea entre los grandes no tenga ninguna representación en la selección de Jorge Vilda.

“No lo entiendo. Algunas de mis compañeras se merecen alguna oportunidad para ir convocadas con la selección, porque han demostrado estos años el nivel que tienen, y lo siguen demostrando”.

TE RECOMENDAMOS