ciencia

Rebolo (IAC): “Ojalá haya imágenes, porque nos ayudaría a trazar el posible origen del meteorito”

El director del Instituto de Astrofísica de Canarias confirma que las cámaras de los observatorios no han podido captar el paso de este objeto, si bien afirma que se realizará un análisis más exhaustivo y apela a la colaboración ciudadana
Rafael Rebolo, director del Instituto de Astrofísica de Canarias | FRAN PALLERO

El director del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), Rafael Rebolo, ha confirmado la información adelantada por DIARIO DE AVISOS sobre el meteorito que ocasionó un fuerte estruendo en Gran Canaria antes de impactar en el mar. “Todo encaja”, ha señalado, en declaraciones a este periódico, acerca de la tesis de que se trata de un objeto procedente del espacio.

Especialmente, un punto que hace pensar que pueda ser un evento de esta naturaleza son los registros del Instituto Volcanológico de Canarias (INVOLCAN), cuya red de monitorización sísmica detectó ondas N-wave, que se producen por la caída de “un objeto, natural o artificial, moviéndose en la atmósfera a velocidad supersónica”, explicó el organismo en redes sociales.

No obstante, en lo referente a fotos o vídeos donde se observe al bólido, que según los primeros indicios también pasó por encima de La Palma, La Gomera y el sur de Tenerife, Rebolo indica que “en los observatorios no se han captado”. Aun así, adelanta que examinarán en detalle las imágenes de las cámaras, a fin de obtener más información de su trayectoria y procedencia.

De acuerdo con el director del IAC, se tiene constancia de que algunas personas de las referidas islas han observado destellos e incandescencia en el cielo. Es por eso que dice confiar en que, más tarde o más temprano, aparezcan pruebas: “Ojalá que haya imágenes, porque nos ayudarían a trazar el posible origen del meteorito”.

MONITORIZACIÓN

Desde el IAC, gracias a un acuerdo con la Universidad de Bratislava, se llevan a cabo labores de vigilancia de objetos que impactan sobre la Tierra procedentes del espacio exterior, empleando para ello las cámaras instaladas en los observatorios de la Comunidad Autónoma.

En este caso, el astrofísico concreta que existe una dificultad: se ha producido en horario diurno, por lo que los instrumentos tienen más dificultades para distinguir la luz emanada del bólido respecto a la del Sol. “Por el día, la sensibilidad de los aparatos es menor”, añade.

TE PUEDE INTERESAR