política

La senadora socialista Marta Arocha impulsa una moción para reconocer los derechos de las cuidadoras no profesionales en España

Insta al Gobierno a analizar la dimensión de los cuidados a personas en situación de dependencia por parte de estas trabajadoras
Marta Arocha. DA
Marta Arocha. DA

La senadora socialista por Tenerife y portavoz de la Comisión de Derechos Sociales en el Senado, Marta Arocha, ha registrado una moción en la cámara alta instando al Gobierno a analizar la dimensión de los cuidados a personas en situación de dependencia por parte de las cuidadoras no profesionales, así como el impacto que esto tiene en sus vidas personales y laborales.

Tal y como pone de manifiesto la senadora en dicha moción, a 31 de diciembre de 2023, existen en España 558.234 prestaciones económicas para cuidados al entorno familiar (PECEF). Esta prestación consiste en el abono a la persona en situación de dependencia de una cantidad económica para contribuir a los gastos derivados de su atención en el domicilio por parte de un familiar, cantidad que varía en función del grado de dependencia y de la capacidad económica y que permite a la persona cuidadora cotizar a la Seguridad Social, corriendo a cargo del Estado dicha cotización a través de un convenio especial.

Según ha manifestado la senadora, el hecho de que existan 558.234 PECEF concedidas en España significa que existen, al menos, el mismo número de personas cuidadoras reconocidas oficialmente, ya que hay muchas a las que aún no se les ha reconocido como tales, al no tener la persona dependiente su programa individual de atención. De estas el 73,3% son mujeres frente al 26,7 % de hombres, llegando en algunas Comunidades Autónomas a superar el 80%, como en Andalucía, Galicia, Melilla o Ceuta.

Actualmente y de acuerdo con los datos oficiales, hay 74.322 cuidadoras no profesionales dadas de alta como cotizantes a través de ese convenio especial con la Seguridad Social.
Para la senadora es muy importante que se reconozca el papel de estas mujeres, que se desviven, dedican su tiempo y sus vidas a los cuidados, llegando a perder sus trabajos y a las que actualmente el único derecho que se les reconoce es el de la cotización a la Seguridad Social, ya que la persona beneficiaria de la prestación económica es la persona dependiente.

Según Arocha, es una realidad que existe en nuestro país y que sin querer perpetuar la precariedad de las cuidadoras, no podemos negar su existencia. En este momento el único derecho que se les reconoce a las miles de personas cuidadoras en España es la cotización a la Seguridad Social, recuperado por el gobierno de Pedro Sánchez en la legislatura anterior, lo cual ha sido un paso muy importante pero debemos seguir avanzando para reconocer a las personas cuidadoras no profesionales los derechos que les corresponden.

TE PUEDE INTERESAR