la orotava

Una escultura vegetal en un jardín de la calle Rosales homenajea al escudo de La Orotava

Vecinos y visitantes cuentan con una nueva y atractiva imagen de un dragón y cuatro manzanas en referencia al símbolo heráldico

Los pintorescos jardines que se encuentran entre la calle Rosales y un tramo de la calle Calvario, se han remozado recientemente por el Ayuntamiento, ofreciendo una nueva y atractiva imagen para vecinos y visitantes. El recinto dispone de tres áreas bien diferenciadas: el nivel más bajo se destina a plantas de origen mediterráneo; otra zona se destina a especies autóctonas, y la tercera es una plataforma constituida por un jardín tradicional en el que se mantienen los antiguos dragos que se intercalan con medio centenar de ejemplares de rosales.
A ellos se ha sumado una escultura vegetal alegórica de un dragón y cuatro manzanas, en referencia al escudo heráldico institucional de la Villa de La Orotava, otorgado por el rey Alfonso XIII el 15 de febrero de 1905 en el que dos dragones alados custodian las cuatro manzanas doradas representativas de los cuatro pueblos que por aquel entonces constituían el Valle de La Orotava y que hacían una evidente alusión al Jardín de las Hespérides. El icónico blasón municipal, sin lugar a duda, una de las señas de la localidad, queda presidido en su interior por un majestuoso drago, en recuerdo del legendario y gigantesco ejemplar milenario que habitó los Jardines de Franchi hasta que un vendaval lo destruyó. Y en este espacio también los dragos se suman a la imagen representativa del escudo.
Este peculiar rincón ajardinado del conjunto histórico de La Orotava se encuentra vinculado al antiguo convento agustino de Nuestra Señora de Gracia. No en vano y, según algunos autores, en este espacio los monjes de dicha orden cultivaban los rosales con los que honraban a la imagen escultórica de la citada institución conventual, erigida durante el último tercio del siglo XVII.

TE PUEDE INTERESAR