cultura

La pasión artística del fotógrafo, la sensibilidad fotográfica del pintor

Carlos González inaugura este lunes en la sala de exposiciones del Parlamento de Canarias ‘Asia, miradas de mujer’, una muestra que se podrá contemplar hasta el 22 de marzo
De izquierda a derecha y de arriba abajo, imágenes de las obras ‘Hana’, ‘Kazumi’ y ‘Hajin’. / DA

Las películas del maestro japonés Akira Kurosawa, las novelas del escritor y guionista australiano James Clavell (Shogun, La casa noble…), los libros de historia y sus ilustraciones… Las culturas y las iconografías asiáticas han formado parte, prácticamente desde siempre, de la sensibilidad estética del fotoperiodista canario Carlos González. Y también la pintura, especialmente la pintura.

El fotógrafo y pintor Carlos González. / DA

De todo ello da buena cuenta Asia, miradas de mujer, la propuesta artística que se inaugura hoy lunes, a las 11.30 horas, en la sala de exposiciones del Parlamento de Canarias. En ella, el artista reúne una veintena de obras en las que mujeres coreanas, reales o fruto de su imaginación, miran directamente al espectador. Se trata de una colección de cuadros, que se podrán contemplar en la Cámara regional hasta el día 22, en diferentes formatos, llegando el más grande a ocupar 1,80 metros de largo.

La muestra está conformada por una veintena de obras. En la imagen, ‘Dal’. / DA

La técnica y el soporte que ha empleado en todos ellos es el óleo sobre lienzo o tabla. Salvo en la primera obra, elaborada con acrílicos, en la que Haiko, hija de emigrantes japoneses nacida en la ciudad coreana de Gunsan, nos mira ataviada como uno de los personajes de la novela Memorias de una geisha, de Arthur Golden, para una adaptación teatral.

COREA

En un diálogo con DIARIO DE AVISOS, Carlos González explica que el origen de Asia, miradas de mujer está en una de sus recurrentes exploraciones por el almacén donde guarda los cuadros que va haciendo. Al contemplar la primera de estas piezas coreanas, se le ocurrió crear una colección, en la que a partir de ahí ha estado trabajando durante cerca de un año. “La idea inicial -detalla- fue presentar todas estas obras en Corea del Sur, un país que en la actualidad está muy de moda y, sobre todo, se halla a la vanguardia del arte”, argumenta.

Dos de los cuadros de la exposición, titulados ‘Mayu’ y ‘JaYoung’. / DA

¿Y cómo influye el fotógrafo que es en el pintor que también lo es? “Mucho -responde el artista canario-: en la luz, en el encuadre, en el uso de los colores. También en el hecho de que casi todas las obras son retratos”. “Cada personaje que protagoniza cada pintura te está mirando”, agrega. “Lo primero que hago es dibujar sus ojos. Una vez que consigo que te miren, ya empiezo con el contorno hasta acabar la figura”, apostilla el periodista gráfico, quien también expone que su otra pasión está presente incluso en el hecho de que cada imagen posee una suerte de pie de foto. “Son apenas siete u ocho líneas de texto -señala-, en las que se cuenta la historia de cada reina, de cada actriz, de cada modelo y, asimismo, de cada mujer coreana imaginada”.

Todas las obras, salvo una en acrílico, están realizadas al óleo. En la imagen, ‘YeWon’.

EL APRENDIZAJE

La vocación pictórica de Carlos González se ha desarrollado de manera autodidacta. “Recuerdo que a los 16 o 17 años me dedicaba a pintar. Caballos y bombonas azules. Mi madre me decía: “Muchacho, ¿a dónde vas tú con eso? Esas primeras obras me las llevaba a la casa que teníamos en La Gomera y allí las iba guardando”, manifiesta.

Tras más de 30 años ejerciendo la fotografía sobre el terreno, en la actualidad desarrolla una labor de documentación en el archivo fotográfico del Gobierno de Canarias. Y retomó la pintura en 2020. Esta es la segunda exposición individual de pintura que protagoniza, tras la ofrecida en 2022, precisamente, con el título de Miradas de mujer.

‘Shin Saimdang’ y ‘Ji Hye Park’. / DA

“En casa tengo un patio techado. Cuando salgo del trabajo, almuerzo y luego me siento allí. Pongo música y me olvido del mundo. Ni veo la tele ni nada, sino que me dedico a pintar, a pintar, a pintar. Y cuando no pinto, me pongo a estudiar alguna técnica. Soy un maniático de la lectura”, confiesa.

LOS PLAZOS

El tiempo que le lleva cada obra no puede determinarse de una manera precisa. Se podría hablar, quizás, de una media de entre siete y diez días. “Pero igual más, porque a menudo veo un cuadro que consideraba terminado y vuelvo sobre él si no me acaba de gustar algún detalle, algún aspecto. Son obras con mucho color y muchos detalles”, argumenta.

‘Yun’ y ‘Soo Min Park’. / DA

Antes -y ahora durante- de sus exposiciones pictóricas, Carlos González ha participado en numerosas muestras fotográficas. La más reciente de este reportero gráfico que trabajó en DIARIO DE AVISOS ha sido Tres miradas. Un recorrido fotográfico por 40 años de Parlamento de Canarias, con la que, junto a las imágenes de Trino Garriga y María Pisaca, a partir de 2022 se acercó a una parte sustancial de la historia de este archipiélago.

TE PUEDE INTERESAR