Jaime Pérez Llombet

Tocado

Juzgados de primerísima instancia, con larga trayectoria en procedimientos rápidos y poco dados a recursos de amparo o revisiones de sentencia, las barras de los bares son, junto al ejecutivo, legislativo y judicial

Peluches

Sam, un perro de peluche, fue visto por última vez en la estratosfera. Llegó tan lejos formando parte de un proyecto -más o menos científico- de la escuela primaria de Lancashire, en Inglaterra

Tripartito

No son conscientes, aún no, o puede que sí; pero, si es que todavía no, lo serán. Socialistas y populares están demostrando, aquí, en las Islas, que el gran pacto que tantas voces piden para evitar las elecciones sí es posible

Gallardón

La normalidad vuelve cuando las cámaras se van, la conmoción se apaga con las velas (cuando los escenarios resultan familiares, nos reconocemos en los muertos; si la bomba estalla en un barrio de Bagdad, el luto es distante)

Balance

La utilidad de un debate depende del realismo de sus actores principales y secundarios. La realidad es la materia prima -debe serlo- con la que afrontar, pongamos, un suponer, el debate de la nacionalidad

Pactos

Nunca sabremos qué demonios nos tenía el destino preparado para esa hora que no fue en la noche del sábado al domingo. Jamás viviremos esos sesenta minutos que, al adelantar el reloj, se evaporaron sin ser vividos, convertidos en un montón de nada, en la misma ausencia de tiempo con la que Sánchez e Iglesias se reúnen hoy. Ocurrirá con esa cita, y con abril, lo que pasó con la hora que nos negaron. Y así será -así no será- porque no se han enterado de nada. No han entendido nada. No han comprendido que no puede gestionarse este tiempo con los esquemas del anterior

¿Se puede?

Serán discretos, pero ahí estarán, ajustando sus dispositivos de captura para cazar algún fenómeno electrónico de voz, alguna señal o movimiento, moción, idea o proposición no de ley que confirme que Podemos tiene unos cuantos escaños en el Parlamento de Canarias

‘Parquet’

No es fácil cubrir el vacío que provocan los tiempos muertos en los partidos de baloncesto, hacer algo, darles contenido, entretener, llamar la atención para que en las gradas los espectadores no se aburran