Once minutos

Once minutos es lo que autóctonamente tarda un camarero en dejar de ignorarte o caer en la cuenta de que llevas once minutos implorando que, si le parece bien, oiga,

Bola de partido (y 2)

Que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se abra a un acuerdo para que las Islas recuperen el 80% de diferencial —para las producciones audiovisuales— devuelve a la política

Bola de partido

La percepción de peligro, real o supuesto, presente, futuro o pasado, esa emoción primaria que se deriva de la aversión al riesgo o la amenaza, el miedo o el terror,

El jueves de los negacionistas

Cuentan los psicólogos que respetar el espacio de los demás (de la pareja, amigos, familiares o compañeros de trabajo, por ejemplo) constituye una señal de madurez, un síntoma de educación

Nivel Koch

A quienes no están por la labor de dejar las fiestas para más adelante, tanto les da que se prohíban, restrinjan o estigmaticen playas, parques, alcohol, canciones bailables o el

Cremalleras

Algo falló, y echó la culpa a la cremallera. Algo se torció; no fue, pinchó, la rueda del humor reventó. Y, en fin, ya se sabe que desconcierto e irritabilidad

Reinicio

En los relatos de ficción (en los políticos, entre otros) uno de los recursos empleados para relanzar una historia es la técnica del reinicio, refrescar la trama con una inflexión,

El peluquero

Algo tan pequeño como el aleteo de una mariposa puede causar, en última instancia, un tifón al otro lado del mundo -lo que viene a ser, yendo al grano, el

Carrà

Ha tenido que morir Raffaella Carrà para caer en la cuenta de que años atrás, antes de que los móviles cayeran del cielo cual tormenta bíblica, lo que pasaba el

Las condiciones de vida

Si los juzgados de primera, quinta u octava instancia repartidos por el país (o por las Islas, especialmente) se vienen arriba, ronronean, adoptan y hacen suyos los argumentos esgrimidos por

Lana

No vale ponerse de perfil, dejarlo correr o quitar hierro a lo que hierro tiene en la defensa del marco económico y fiscal que nos mantiene a flote, en los

378

Aunque las pequeñas propiedades dan vida a la agricultura de subsistencia (muchas de ellas inactivas, debido a la emigración del campo a la ciudad), en Extremadura predominan las grandes explotaciones