Tú tienes la culpa de las colas

Sí, tú, querido lector. Y no escurras el bulto. Te levantas cada mañana y plantas tu coche en la autopista y, claro, se colapsa. Así que alguien en el Cabildo