A menudo tendemos a pensar en la hermosa sonrisa blanca que vemos en Hollywood y en las revistas como sinónimos de belleza y salud. Si bien esto puede ser cierto, una sonrisa blanca no siempre significa que una sonrisa sea saludable.

Si estás buscando una sonrisa que sea linda y sana, tendrás que cuidar tu salud bucal de la misma manera que cuidas tu piel: utilizando una combinación de cuidado preventivo suave, tratamiento inmediato para pequeños problemas cuando aparecen y tratamientos de belleza cuando es necesario.

Aquí hay algunos consejos fáciles de implementar para que tengas la sonrisa que siempre soñaste.

1. Programa tratamientos de blanqueamiento.

Si deseas una sonrisa blanca pero no puedes deshacerte de tu sonrisa teñida de amarillo solo con pastas dentales blanqueadoras, podría ser una buena idea invertir en un tratamiento blanqueador profesional. ¡Los tratamientos son seguros y efectivos, tanto que pueden aclarar tus dientes con múltiples tonos en una sola visita!

Sin embargo, los tratamientos están diseñados para eliminar las manchas presentes y no pueden prevenir futuras manchas, por lo que el tiempo que tus dientes permanezcan blancos depende en gran medida de ti. En general, los tratamientos pueden durar desde unos meses hasta tres años.

2. Obtén tratamiento dental de manera oportuna

Las condiciones dentales nunca se corrigen por sí solas. La caries que no se trata puede transformar fácilmente una pequeña caries en un gran absceso dental. Donde un empaste pequeño pudo haber sido todo lo que se necesitaba, ahora puede requerir un tratamiento de conducto y una corona.

Por otra parte, un tratamiento oportuno de ortodoncia corregirá una mordedura deficiente u oclusión dental defectuosa. Existen modernas opciones como invisalign Madrid que son prácticamente invisibles y nadie sabrá que llevas ortodoncia.

3. Cuida tu higiene bucal.

Crear una buena rutina de higiene bucal es el paso más importante para mantener la boca sana. Debes cepillarte los dientes al menos dos veces al día, usar hilo dental al menos una vez al día y usar enjuague bucal a diario. Esto protege tu boca de las bacterias que causan caries y enfermedades de las encías. Cepillarse los dientes hace un gran trabajo al eliminar la placa de la superficie de los dientes, pero no puede llegar a todas las áreas. Es por eso que el uso de hilo dental y enjuague bucal son partes tan importantes para mantener una boca sana.

4. Compra un cepillo de dientes de cerdas suaves.

Cuando limpias una mancha rebelde en la encimera de la cocina, restregar con fuerza te ayuda a eliminarla. Desafortunadamente, esto no es válido para los dientes. Frotar con fuerza o usar materiales abrasivos en los dientes en realidad puede hacer más daño que bien, así que cuando estés buscando un cepillo de dientes, asegúrate de comprar uno con cerdas suaves. Si las cerdas son demasiado duras, pueden irritar las encías y contribuir a la erosión del esmalte; con el tiempo, esto puede contribuir a la retracción de las encías y la sensibilidad de los dientes. Incluso con un cepillo de dientes de cerdas suaves, debes cepillarte los dientes con suavidad en lugar de aplicar demasiada fuerza.

Otra gran opción de cepillo de dientes es conseguir uno eléctrico. Estos cepillos a menudo tienen cerdas suaves y vienen con modos que te impiden presionar los dientes con demasiada fuerza. El cepillo simplemente se ralentizará o se detendrá si presiona demasiado fuerte, lo que te permitirá saber que debes aliviar la presión.

5. Bebe abundante agua

El agua es la bebida más saludable para tu sonrisa y tu cuerpo. Ayuda a enjuagar los dientes y desalienta la caries. El agua del grifo es la mejor opción ya que tiene la dosis recomendada de flúor. Muchas veces el agua embotellada proviene de una fuente donde los niveles de fluoruro no se controlan o no contienen fluoruro en absoluto. El consumo frecuente de bebidas ácidas o azucaradas puede aumentar drásticamente las tasas de caries.

6. Mejora toda tu salud

Condiciones como presión arterial alta, diabetes, obesidad y bruxismo pueden afectar la salud y la apariencia de tu sonrisa. Cuando el cuerpo se ve afectado por una condición de salud, es más difícil tratar otra.

En lugar de ocultar los síntomas, puedes ayudar a mejorar tu salud mediante métodos preventivos. Comer bien y hacer suficiente ejercicio puede mejorar drásticamente la apariencia de tu cuerpo, dientes y encías.

Hay muchos alimentos, bebidas y hábitos que se ha comprobado que manchan tus dientes. Se sabe que fumar, que aumenta la probabilidad de contraer cáncer, también tiñe los dientes de amarillo increíblemente rápido.Forma buenos hábitos para una gran sonrisa. Puede pasar algún tiempo antes de que empieces a notar cambios sobre el blanqueamiento o la mejora de la higiene bucal. Si bien estos cambios no se producen de la noche a la mañana, ciertamente valen la pena el tiempo y el esfuerzo, tanto por el bien de tu sonrisa como por tu salud en general.