Un lector nos envía una foto tomada en su vivienda de Tacoronte después de haber encontrado una langosta “enorme” en la terraza de la misma. No es algo poco habitual, ya que los episodios de calima, cada vez más repetidos en Tenerife, son propicios para que estos animales lleguen hasta Canarias al ser empujadas por los vientos cálidos del sureste. En esta ocasión llama la atención al encontrarse en el norte de la Isla.

La langosta es un insecto terrible, que suele atacar plantaciones de tomares, papas e, incluso, plataneras. Son inofensivas para el ser humano, aunque, en este caso, por su gran tamaño, llegan a ser “muy desagradables”.

En esta misma zona, en los últimos días, más vecinos han alertado sobre la presencia de estos animales, absolutamente voraces con los cultivos anteriormente citados.

Además, en El Fraile, Arona, también una vecina ha informado de la presencia de numerosos ejemplares de langosta. Algo que asoció en un primer momento a una siembra de flores cerca de su hogar.

EN 1958, Tenerife vivió una plaga sin precedentes de estos insectos.