El Ministerio de Salud de China ha anunciado este lunes que 425 personas han muerto en el país por el brote del nuevo coronavirus y 20.438 personas están infectadas, repartidas en 31 provincias chinas.

Las autoridades sanitarias han informado de que este lunes se han producido 64 decesos a causa del coronavirus, todos ellos en la provincia de Hubei, donde se encuentra la localidad de Wuhan, epicentro del brote. Mientras, se han confirmado un total de 3.235 casos nuevos.

Por su parte, este lunes 157 personas han recibido el alta médica después de su recuperación, 101 de ellas en Hubei. Hasta el lunes, 632 personas infectadas han sido dadas de alta de los hospitales.

La crisis por el nuevo coronavirus no para en todo el país. Las autoridades chinas han hecho lo imposible por frenar el brote que surgió en Wuhan. Entre otras medidas, esta jornada trascendió que ciertas ciudades del país asiático ordenaron a sus ciudadanos que se deshagan de sus propias mascotas.

Esto, ya que podrían tener que sacrificarlas si las autoridades así lo disponen dentro de los próximos días. Dicha información fue aportada por DailyMail, medio que confirma esta situación en al menos tres regiones de China.

En una aldea en Hebei, por ejemplo, se instó a todos los hogares a “encargarse” de sus animales, o de lo contrario, lo harían ellos. En tanto, otro comité residencial en Shaanxi habría llamado a deshacerse de perros y gatos cuanto antes.

Según explica el medio citado, esta medida habría comenzado luego de que un experto recomendara poner a las mascotas en cuarentena. ¿La razón? Su exposición con personas contagiadas por coronavirus.

Todo esto a pesar de que la OMS negó que exista evidencia de la transmisión del virus en animales domésticos.

BREAKING: HSI’s partners, Vshine and CAWA, worked with law enforcement to shut down an undercover dog meat market in Dalian, China and saved five dogs from slaughter. HSI helped care for the rescued dogs, who are now recovering at our shelter, and the cages on the property have been destroyed.

A post shared by Humane Society International (@hsiglobal) on

Dailymail también agrega que en la llamada “Zona cero” de la infección se comenzó a prohibir que los perros o gatos salgan de los hogares. Denunciando la existencia de panfletos que amenazan a las familias con matarlos si ven a alguno por las calles.

Asimismo, la ciudad de Anshan prohibió la venta de animales y que los lugareños dejen libres a sus aves. Exigiendo que las palomas salvajes sean sacrificadas a medida que avanza el brote.