El secretario general de Sindicalistas de Base, Manuel Fitas, ha afirmado este miércoles que los trabajadores del hotel H10 Costa Adeje Palace que se encuentra en aislamiento tras los cuatro positivos de turistas italianos están “desbordados y cansados”.

En declaraciones a Europa Press, comenta que los empleados, algo más de 40, realizan jornadas laborales de entre 16 y 18 horas cuando debería haber unos 180, por lo que espera que se “permita” la entrada de más trabajadores que quieren entrar “por los compañeros, la empresa y los clientes”.

Fitas, cuyo sindicato es el mayoritario en el comité de empresa, ha comentado que se está pendiente de que las autoridades sanitarias den luz verde a la entrada de trabajadores con el compromiso de firmar el protocolo y volver después a casa para seguir el aislamiento a domicilio.

Ha apuntado que se están prestando “servicios mínimos” y, por ejemplo, no hay buffet en el comedor y la comida se lleva a la habitación de los clientes. “Los trabajadores llevan a cabo su labor por responsabilidad y siguiendo el protocolo pero están desbordados”, ha indicado.

Ha señalado también que la primera persona que le avisó del aislamiento en el hotel fue su esposa, delegada de prevención de riesgos laborales y que quedó “retenida” tras la orden judicial de precintar el complejo.

Fitas ha indicado que el protocolo “está bien” pero los clientes “no entienden por qué están confinados”, al tiempo que resalta que su hija, de siete años, “ha ido al colegio” pese a que habitualmente duerme con sus padres y la madre, trabajadora del hotel, ha estado conviviendo con los turistas italianos que dieron positivo desde el día 17.

“Mi mujer llevaba una semana en contacto y nadie me ha dicho que no lleve a mi hija al colegio”, ha señalado.

Además, se plantea si ha llegado el momento de asumir que hay riesgo de contagio e incidir especialmente en los grupos de riesgo porque lo contrario es “cerrar Tenerife, los hoteles y los bares, todos a casa y al paro”.

No obstante, sí ha apelado a la “responsabilidad” de cada uno y de las instituciones porque el coronavirus es “peligroso” por su alta capacidad de expansión si bien la mortalidad es baja.

Fitas ha resaltado también el “lado positivo” de este proceso por la buena respuesta de las infraestructuras y la sanidad canaria.