La Policía local de Las Palmas de Gran Canaria ha detenido a una mujer que conducía ebria un vehículo sin seguro, y con mercancía presuntamente robada en su interior, que acabó chocando con un edificio de la capital al saltarse el control policial.

Los hechos tuvieron lugar la noche del pasado jueves en el barrio capitalino de la Vega de San José, cuando en un control preventivo de seguridad ciudadana del Grupo Operativo de Intervención y Apoyo (GOIA-UE) un coche con dos ocupantes hizo caso omiso a la señal de alto.

Ello desembocó en una persecución policial por las calles del Polígono de San Cristóbal y de San José en la que la ahora detenida “desobedeció todas las señales de tráfico a su paso, llegando a circular en sentido contrario por el Paseo de San José hasta finalmente accidentarse contra la fachada de una vivienda”, ha detallado el Ayuntamiento de la capital grancanaria en una nota de prensa.

ESTRELLAN EL COCHE Y SIGUEN A PIE
“Ambos ocupantes salieron entonces del coche para continuar huyendo a pie, pudiendo los agentes dar alcance a la mujer que viajaba a los mandos del vehículo, la cual trató de esconderse debajo de un coche estacionado obligando a los agentes a sacarla al negarse ésta a salir”, relatan.

Una vez interceptada, los agentes practicaron la a la mujer la prueba de alcoholemia, que arrojó un resultado “ampliamente superior a la tasa máxima legal”. Comprobaron que el vehículo carecía del seguro obligatorio y, en el registro practicado, encontraron mercancía precintada en el maletero que, según manifestó a los agentes, habría sido sustraída en un centro comercial del municipio de Telde.

AGRESIÓN A UN AGENTE
“La mujer, que en todo momento mostró una actitud hostil hacia los policías, quedó entonces bajo arresto de la Policía Local, llegando incluso a agredir a un agente cuando se encontraban en un centro sanitario para que recibiera atención médica antes de ser traslada a Comisaría”, explicó la Policía.

Una grúa retiró el vehículo accidentado y lo llevó al depósito municipal, mientras la policía informaba a los propietarios de la vivienda contra la que se accidentó el vehículo a la fuga de los pasos a seguir para presentar la oportuna denuncia.

EL COPILOTO SIGUE HUIDO
La detenida, R.A.V., de 34 años y natural de Las Palmas de Gran Canaria, ha sido puesta a disposición judicial acusada de un presunto delito contra el patrimonio, así como de presuntos delitos contra la seguridad vial y atentado contra un agente de la autoridad. El segundo ocupante del coche, que consiguió darse a la fuga, sigue en búsqueda.