El padre del menor de siete años, que murió asfixiado por su madre en El Ejido, ya había denunciado en septiembre los malos tratos que sufría su hijo por parte de su progenitora, Ana Mari Baños, quien fue detenida el pasado jueves en Almería.

Unos días antes, la justicia le otorgó la custodia del pequeño Sergio a su exmarido.

Según el Ideal de Almería, el mismo día de la denuncia, el menor envió un audio a su abuela por Whatsapp en el que le pedía que avisara a su padre porque su mamá le estaba haciendo daño. Su padre contactó con el Servicio de Emergencias para informar de lo que había sucedido y, acto seguido, se personó en el cuartel de la Guardia Civil de Huélcar.

El programa Espejo Público ha publicado el contenido de esos mensajes de auxilio: “Abuela llama a papá que venga que mamá me está haciendo daño”.

Puedes leer esta noticia completa en El Español.