Agentes de las policías Local y Nacional han disuelto siete botellones y tramitado 49 propuestas de sanción por no hacer uso de la mascarilla en Las Palmas de Gran Canaria en la noche del primer viernes sin toque de queda tras acabar el estado de alarma por la covid-19, según ha anunciado este sábado el Ayuntamiento de la capital isleña.

Dichas actuaciones se llevaron a cabo en el marco de un dispositivo especial de seguridad organizado conjuntamente por ambos cuerpos para controlar el ocio nocturno en la capital, centrado en la vigilancia de botellones y fiestas ilegales durante el primer fin de semana sin estado de alarma, destaca en un comunicado la corporación local.

La cual explica que, “para prevenir la celebración de botellones y fiestas ilegales, así como el incumplimiento de las medidas sanitarias, Las Palmas de Gran Canaria contó con un refuerzo especial de efectivos, vigilancia con drones y control sobre más de 70 puntos de botellón en distintos puntos del municipio”.

Y añade que todo ello posibilitó la disolución de botellones y la imposición de sanciones referidas, señalando además que el dispositivo puesto en marcha permitió también proceder a la detención de un acusado de tráfico de cocaína.