El Partido Popular en el Ayuntamiento de San Cristóbal de La Laguna reclama que se convoque una nueva Mesa de Negociación para solucionar el “grave conflicto que existe actualmente entre la Policía Local y el gobierno municipal”, y que en palabras del portavoz Popular en el consistorio, Manolo Gómez, “está provocando una situación insostenible, en un contexto muy delicado de crisis sanitaria”.

Gómez reivindica la necesidad de crear esta Mesa para “poder alcanzar acuerdos que garanticen la seguridad en nuestro municipio, puesto que se trata de un valor en el que se basa cualquier sociedad democrática moderna, además de constituirse como un derecho fundamental de nuestros ciudadanos”.

Para el portavoz de los Populares laguneros, “de esta nueva Mesa de Negociación debe salir un acuerdo prolongado en el tiempo que dé respuestas a las necesidades del municipio, puesto que en la actualidad no se cumple el ratio de un policía por cada 1.000 habitantes que exige la Ley de Policías Locales”, lo que “en nuestro caso, se traduce en que en este momento tenemos alrededor de 170 policías en plantilla, cuando deberíamos estar por encima de los 300 efectivos”.

Manolo Gómez le exige al alcalde de La Laguna que “ejerza su liderazgo, en lugar de mirar para otro lado, para acabar con una situación atávica, que tiene su origen en la nula convocatoria de plazas en los últimos 10 años, agravado por las jubilaciones no cubiertas y los traslados de policías a otros municipios o por promoción entre administraciones”.

El Ayuntamiento ha realizado una convocatoria de 41 plazas, que actualmente se encuentra paralizada, y que en opinión de Manolo Gómez “no es una solución al problema, ya que tenemos un déficit de más de 150 agentes, a lo que se suma que la convocatoria a subinspectores no cumple con la necesidad de cubrir las 10 plazas necesarias, sino que se van a cubrir solo 4, que saldrán de la platilla actual, lo que implicaría una nueva merma en el número de agentes disponibles”.

Para los Populares, esta es “una situación insostenible, que requiere del esfuerzo y el compromiso del gobierno municipal, cuya obligación es entablar un diálogo fluido con los sindicatos policiales, en lugar de avivar el conflicto”.