Las tropas rusas en su invasión a Ucrania, han tomado este viernes la central nuclear ucraniana de Zaporiyia, la mayor de Europa y más peligrosa. Las autoridades de Ucrania declararon este jueves por la noche de manera oficial la existencia de una amenaza para la infraestructura como consecuencia de un incendio que se desató tras disparar las fuerzas rusas contra la planta, que fue alcanzada por los proyectiles, según informó el alcalde de la ciudad.

El Servicio Estatal de Emergencias de Ucrania informó oficialmente después de que el incendio se inició en un edificio fuera de la planta misma. Por fortuna, el fuego ha sido extinguido y no ha causado ni víctimas ni heridos.

El ministro de Asuntos Exteriores ucraniano, Dimitro Kuleba, pidió a las tropas rusas que dejasen de atacar la central, porque «si estalla, será 10 veces mayor que Chernóbil», afirmó. La planta estaba siendo defendida por la resistencia ucraniana.