Siete hombres de nacionalidad británica fueron expulsados de un vuelo de easyJet que cubría la ruta Manchester-Tenerife el pasado jueves tras un altercado que obligó a realizar un aterrizaje de emergencia en Faro, Portugal.

Según relatan testigos de los hechos a The Sun, el incidente se desencadenó por una pelea entre dos grupos cuando la aeronave llevaba dos horas de vuelo. Al parecer, ambos grupos comenzaron una discusión que acabó en varios golpes y, supuestamente, uno de los involucrados en la trifulca llegó a escupir en la cara a una mujer que trató de calmarlos.

Los pasajeros intentaron con poco éxito parar la bronca entre ambos grupos y la tripulación consiguió separarlos de forma temporal y sentar a uno de los involucrados en la parte delantera del avión para tratar de calmar la tensión. Sin embargo, minutos después, el hombre volvió corriendo hasta donde se encontraban sus amigos y la discusión comenzó de nuevo.

Tal fue la bronca, que el capitán se vio obligado a desviar su ruta y aterrizar de emergencia en Faro, donde agentes de seguridad escoltaron a siete de los involucrados entre gritos y quejas de que querían venir a Tenerife a pasar el fin de semana.

Casi dos horas después del aterrizaje no previsto en Portugal, el avión pudo despegar y culminar su llegada a la Isla.