La popular influencer rusa Ekaterina Mezenova, de 24 años, decidió hacer uso del alcance que tiene en internet para difundir y concientizar sobre una extraña afección, conocida como nevus, una enfermedad en la piel que padece su hijo y que puede incrementar las posibilidades de contraer cáncer de piel si no se recibe un tratamiento adecuado a tiempo.

Según muestra a través de sus fotografías en su perfil oficial de Instagram, el pequeño posee una gran cantidad de “lunares” grandes de color marrón en gran parte de su cuerpo. Sin embargo, más allá de ser un problema estético, puede ser de grave peligro para la salud del niño. Si bien suelen ser benignos en la gran mayoría de los casos, se presume que estos pueden incrementar la posibilidad de contraer cáncer cuando está muy extendido a lo largo del cuerpo.

Hace mas de un año y cuatro meses nació su hijo Max, en el que ella misma describe como “el día más maravilloso”, aunque fue “nublado por una circunstancia” que dejó en shock a toda la familia.

Según el relato de la influencer, cuando nació el pequeño hubo una conmoción entre el personal del hospital. La sala se llenó de terapeutas, obstetras, genetistas y enfermeras, todos discutiendo sobre una peculiar característica en el cuerpo del recién nacido. Se trataba de una mancha de nacimiento muy grande que le cubría casi toda la superficie de la piel.

Ahora, la madre tiene sus esperanzas puestas en un tratamiento que se hace en Israel. Tiene una duración de entre 6 y 7 años y debería realizarse en, al menos, seis etapas. El procedimiento, sin embargo, tiene un costo de más de 450.000 dólares, así que la bloguera ha puesto como misión recaudar dinero para curar, por fin, su hijo.