La desinformación en medio de la pandemia causada por la covid-19 no proviene solo de quienes elaboran y replican ‘fake news’, también de los medios de comunicación y de las voces estatales, que en su prisa por transmitir su mensaje y obtener la atención de la audiencia han comparado la epidemia con una guerra, sin pensar en las consecuencias que esto trae sobre la salud mental de los españoles.

Este es un tema que preocupa a las empresas, como lo deja ver el diario El País en un artículo publicado en su versión ‘online’ titulado: “La pandemia silenciosa: la salud mental de los trabajadores empeora a gran velocidad”.

Aquí queda claro como la depresión, ansiedad y el estrés que sufren los trabajadores está relacionado en muchos casos con las ideas conspiratorias y los discursos guerreristas que giran alrededor de la epidemia, que hacen parte de una forma de comunicación apocalíptica, que incluso es alentada por personajes de la política nacional.

Expresiones como “luchamos contra un enemigo invisible” o “guerra contra el virus”, han dado a los ciudadanos “la sensación desestabilizadora de un asalto a escala global, de una lucha indefensa”, explica Ettore Sansavini, presidente de GVM Care & Research, un grupo hospitalario italiano que, en una Italia severamente afectada por la pandemia, es considerado uno de los mejores en ese sector.

“Este tipo de comunicación manipuladora ha resultado en estados de ánimo de profunda postración”, agrega.

Lo más grave es que mientras las empresas ven afectadas sus plantillas por estos temores que acechan a sus empleados, las consecuencias sobre la salud mental pueden ser fatales, ya que en el 2020 las muertes por derrame cerebral e infarto subieron 11%, en situaciones que tuvieron lugar durante la jornada laboral, en un año que si bien será recordado por la disminución en la actividad también lo será por el estrés que produjeron las cuarentenas y la comunicación caótica en los ciudadanos.

Es por esto que Ettore Sansavini hace un llamado para que se haga un uso correcto de la información pública, por parte del Gobierno y de los medios.

“Significa difundir información de interés público que se base en hechos, transparente y confiable, no distorsionada por la manipulación emocional”.

Al referirse a esta manipulación emocional, el hombre fuerte de GVM Care & Research, empresa especializada en asistencia médica privada, no puede dejar de señalar como esta comunicación ha sido utilizada para transformar a médicos y enfermeras “en héroes, en luchadores, según la metáfora de la guerra prolongada”.

“Para luego convertirlas en blanco de una serie de acciones legales por errores médicos no bien definidos, sobre un virus aún hoy desconocido para todos”.

Con sus declaraciones, Ettore Sansavini no busca entrar en polémicas con nadie, pero sí busca crear conciencia para que la comunicación que rodea a la epidemia sea manejada con responsabilidad, evitando crear temores innecesarios en la población y respetando la humanidad del personal sanitario.

“La comunicación pública es eficaz si se sustenta en una política de gobierno abierto, equidad, rendición de cuentas y transparencia para generar una relación de confianza en las instituciones por parte de la ciudadanía”.

Como presidente de una empresa especializada en atención médica privada y en el sector de la investigación y las nuevas tecnologías aplicadas a la medicina, también les pide a los españoles que cuiden su salud y estén atentos a los síntomas de las enfermedades mentales y del estrés para que puedan recibir ayuda y orientación a tiempo, antes de que las consecuencias de dichos padecimientos sean irreversibles.

Ettore Sansavini recuerda que los servicios de GVM Care & Research están disponibles para todas las personas que estén buscando bienestar y una atención personalizada.