Al menos 138 personas han fallecido, entre ellas 9 extranjeros, y más de 400 resultaron heridas este domingo tras una serie de explosiones en al menos tres hoteles de lujo y tres iglesias en Sri Lanka, donde numerosos fieles celebraban el Domingo de Resurrección, según el último balance de víctimas.

Todas las explosiones ocurrieron hacia las 8.45 horas, en al menos tres hoteles de lujo en Colombo y también en un iglesia de la capital y otra en Katana, en el oeste del país a unos 50 kilómetros al norte, informó a Efe el portavoz de la Policía de Sri Lanka, Ruwan Gunasekara.

“Por favor, permaneced en calma y dentro de las casas. Hay muchas víctimas, incluidos extranjeros”, aseguró en Twitter el ministro de Sri Lanka para las Reformas Económicas y la Distribución Pública, Harsha de Silva, tras visitar varios de los lugares atacados.