Ante la cercanía de la Navidad, y mientras la Covid acecha a las celebraciones, la Comisión Europea ha publicado un dossier con las «Directrices para una comunicación inclusiva» que enseña a los funcionarios de la UE a comunicarse de forma más inclusiva. Para ello, la comisaria de Igualdad de Malta, Helena Dalli, recomienda, entre otras cosas  dejar de decir «Feliz Navidad» y sustituirlo por «Felices Fiestas».

En un comunicado al que ha tenido acceso el periódico italiano Corriere della Sera, se pide evitar «considerar que alguien es cristiano» y dejar de hacer referencias de ese tipo en esta época festiva, porque es necesario «ser sensible al hecho de que las personas tienen tradiciones religiosas diferentes». Por ello, expresiones como «el período navideño» deberán ser sustituidas por «período de vacaciones».

Cuando salió la circular de la Comisión de Ursula van der Leyen, que debía permanecer confidencial, Bruselas especificó que solo quería invitar a quienes trabajan en la UE a un lenguaje más consciente y no excluyente: «Debemos ofrecer siempre una comunicación inclusiva – dice el Comisionado maltés, garantizando así que todos sean apreciados y reconocidos independientemente de su sexo, religión u origen étnico«.

Pero, según el periódico italiano, el comunicado va más allá. Los ejemplos presentados en el texto son muchos: deberán evitar decir «ciudadano inmigrante», porque no incluye a los que no tienen la ciudadanía; tampoco «viejo», porque es despectivo para los ancianos; debe evitar mencionarse parejas al azar como «John y Mary», porque sólo son nombres comunes en el Occidente y no representan a todos los ciudadanos; y empezar un discurso con «señoras y señores» tampoco es necesario porque basta un «queridos compañeros».