Con el tratamiento psicológico adecuado se puede superar esta afección que impide ser feliz a un gran porcentaje de la población

La dependencia emocional es un patrón psicológico que incluye la necesidad de que otros asuman la responsabilidad en las principales parcelas de la vida de quien la padece. Estas personas sienten temor a la separación, dificultades para tomar decisiones por sí mismos, y dificultades para expresar el desacuerdo con los demás debido al temor a la pérdida de apoyo o aprobación. Este patrón de por sí ya es muy invalidante para la persona que lo padece, además de contribuir y atraer relaciones tóxicas y abusivas. Ahora bien, ¿es posible superarla?, la respuesta es sí. Un acompañamiento psicológico ayudará a la persona a entender y salir de ese esquema de comportamiento autodestructivo. En Psicólogos Madrid hay una gran red de profesionales que asisten tanto presencialmente como online para tratar esta afección de la personalidad.

Por otro lado, quienes la sufren también se sienten incómodo o desamparado cuando están solos debido a sus temores exagerados a ser incapaces de cuidar de sí mismo y una preocupación no realista por el miedo a que le abandonen y tenga que cuidar de sí mismo. En consecuencia, son personas muy sociables que buscan continuamente la compañía de los demás de forma casi compulsiva.

El resultado de estos sentimientos es que suelen tener o iniciar relaciones poco sanas y tienen sentimientos excesivos y poco adaptativos de temor a que la relación se acabe en algún momento. Por tanto, también es común que estas personas no piensen en sus necesidades, que se anulen a sí mismos a favor de su pareja, familia o amistades y que tiendan ser muy sensibles a la aprobación de sus actos por parte de los demás.

En qué consiste el tratamiento para superar esta dependencia

En realidad, la dependencia emocional es un rasgo de personalidad, pero si se presenta un grado alto de dependencia, se pude hablar de un trastorno. En los niños, por ejemplo, se detecta porque presentan una actitud inmadura con relación a los que les cuidan u orientan, ya que necesitan, de forma exagerada, la presencia y la aprobación de una persona concreta a la que se pueda referir y con la que se puede identificar. De ahí la importancia de detectarlo a tiempo, algo que se puede hacer mediante el tratamiento de la dependencia emocional en Madrid donde profesionales expertos acompañan a la persona en el proceso.

En el fondo de una dependencia emocional elevada, se encuentra una baja autoestima y un alto grado de inseguridad. También hay un gran miedo a estar emocionalmente solo, lo que repercute en la calidad de las relaciones ya que lo que mantiene el vínculo es un miedo persistente a que la relación se acabe. En las relaciones de pareja es donde más claro se ve este comportamiento.

Los dependientes emocionales, muchas veces, no son capaces de darse cuenta de los efectos que su dependencia tiene en su vida diaria. Estas personas tienen la tendencia a buscar una pareja con unas características muy concretas, como una autoestima elevada, ya que compensa la falta de autoestima de la persona dependiente. Un rasgo de manipulador, dominante o posesivo, un rasgo narcisista de personalidad o a personas frías y distantes.

Las consecuencias de la dependencia emocional son muy graves en algunos casos, ya que anulan la identidad propia caracterizándose por un yo débil. Puede ser la causa de depresión, ansiedad, agorafobia, o fobia social. Conlleva una falta de autosuficiencia emocional y falta de opinión propia e inseguridad. Son personas vulnerables a ser manipuladas. Tienen sensación de inferioridad y pueden desarrollar dificultades en el entorno laboral, familiar y social.

Los psicólogos especializados utilizan varios enfoques para ayudar a personas que se encuentran en una relación de dependencia, como, por ejemplo, reforzar la autoestima, optimizar los recursos emocionales, habilidades sociales o la restructuración cognitiva para mejorar la situación de dependencia emocional.

Es muy importante, reconocer y trabajar el rasgo dependiente, afirmando la autoestima y reduciendo la dependencia de los demás. Una forma de hacerlo es teniendo siempre presente los propios logros y éxitos, responsabilizarse de los propios actos, trabajar el sentirse bien solo y aprender a tener una dependencia equilibrada en las relaciones en general.

Un grupo de psicólogos en Chamberí ofrecen una primera cita sin coste que podría ser el primer paso para salir de esta dependencia. Es una adicción más común de lo que se cree y que causa mucho sufrimiento en todo tipo de personas sin importar sexo, raza, edad o clase social. Además, muchas veces ligada a un perfil psicológico dependiente que puede ir acompañado de otras adicciones como alcohol, ludopatías o drogadicciones.

Entender que la dependencia emocional no es amor es el primer paso para entender que se está ante un problema que puede y debe ser tratado.