El millón de euros que de lunes a viernes llegaban a ingresar empresas como Hidramar, Lavinia Corporation o Zamakona a cero euros. Atrás han quedado las purgas portuarias por el control de los espacios. Las reparaciones están en el dique seco. No hay trabajo de nada y no se espera que lo haya en mucho tiempo. Ahora, el poder basculará a las empresas que de forma veloz se adapten al mercado. No tiene impacto empleo real porque casi todas tienen personal en manos de empresas de servicios pero hay sociedades como Lavinia que repartió 6 millones de euros en dividendos.  Estas empresas estaban metidas a fondo en darle cobertura a sociedades de perforaciones de hidrocarburos. El fuerte repunte de la actividad offshore fue el resultado de los precios más fuertes del petróleo y los profundos recortes de costes en todo el sector, lo que condujo a una mayor rentabilidad para los proyectos.

Servicios e Inversiones del Sur, la sociedad cabecera de Lavinia Corporation en Canarias, tuvo en 2018 beneficios después de impuestos por valor de 5,9 millones de euros frente a los 19 millones de 2017. Es decir: el descenso en seco ya venía de atrás. De ahí salen ingresos semanales superiores de un millón de euros que, dado que se operan 53 semanas al año, se barrunta unos escenarios de ingresos de unos 60 millones anuales. De esa cifra, a cero. El precio se ha desplomado y la rigidez del mercado productivo ha desasido como un azucarillo el negocio. Esto tan rápido no ha sucedido nunca en la historia portuaria de Canarias.
Los campos de gas en aguas profundas son complejos y costosos en África occidental, pero su alta capacidad y longevidad de producción significa que muchos proyectos pueden competir con la producción de esquisto bituminoso en tierra de ciclo más corto que ha aumentado en los Estados Unidos. Los proyectos más grandes aprobados el año pasado incluyeron la expansión de los campos petroleros como el Área 1 de Anadarko en Mozambique o el proyecto Anchor de Chevron en el Golfo de México. Son los que más afectan al puerto de Las Palmas. Hidramar tiene opciones de mantener los acuerdos de asistencia en Mauritania con BP.
Uno de los grandes clientes de Las Palmas, el perforador de petróleo en alta mar Valaris PLC, se está preparando para iniciar conversaciones con los acreedores para ver si pueden ponerse de acuerdo sobre los términos para una posible declaración de quiebra, ya que lidia con una carga de deuda de 6.500 millones y una caída sin precedentes en los precios del crudo de EE. UU. personas familiarizadas con el asunto dijeron el martes.