• Presuntamente dispensaba antibióticos caducados de una determinada firma

El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil ha investigado el pasado día 4 de abril al propietario de un centro veterinario, en la isla de Gran Canaria, como presunto autor de un delito de falsedad documental al modificar la fecha de caducidad de unos medicamentos veterinarios en concreto.

La investigación comenzó a raíz de una inspección aleatoria en el centro veterinario en cuestión, descubriendo los agentes siete cajas -457 comprimidos en total- del mismo tipo de medicamento, un antibiótico, que presentaban una pegatina adhesiva con una fecha serigrafiada en el lugar donde debería leerse su fecha de caducidad; en las citadas los agentes vieron como aparecía la cifra 20 12 20, dando a entender que el medicamento caducaba en el año 2020, sin embargo tras despegarlas se comprobó que la cifra del fabricante ponía en la caja el año 2017, como se pudo además contrastar con la marca en cuestión.



Además los agentes intervinieron bajo la caja registradora del negocio – situada en el mostrador de atención al público – un dispositivo de etiquetar con adhesivos de iguales características a los que estaban en las cajas de los medicamentos caducados.

Por todo ello el SEPRONA intervino también los medicamentos citados e investigó al dueño del negocio como presunto autor de un delito de falsedad documental, quedando a disposición del correspondiente Juzgado, en funciones de guardia, de la localidad de Telde.